COMO Y DONDE PODEIS COMPRAR MIS LIBROS

martes, 20 de mayo de 2008

¿QUIEN NOS PROTEJE DE LOS JUECES?

La Audiencia excarcela al autor de 17 violaciones pese a informes contrarios

Un joven de Lleida sale en libertad antes de cumplir toda la pena impuesta


Lleida / Barcelona | 20/05/2008 | Actualizada a las 03:31h

La historia se ha repetido y la justicia ha vuelto a fallar en la rehabilitación de un agresor sexual. La Audiencia de Barcelona acaba de poner en libertad a un joven, autor de diecisiete violaciones, sin hacer caso de informes penitenciarios que alertan de un alto riesgo de reincidencia, ni del recurso presentado por la fiscalía para demorar unos meses la excarcelación del condenado.

La historia de Daniel P. G., de 23 años, tiene muchas similitudes con la de José Rodríguez Salvador, conocido como el violador de la Vall d´Hebron, liberado el 22 de septiembre del pasado año después de cumplir sólo dieciséis de los 311 años a los que fue condenado como autor de 16 violaciones. Rodríguez Salvador fue excarcelado, al haber cumplido la pena máxima que marca la ley por estos hechos, a pesar de que todos los informes realizados por expertos alertaban de que no estaba rehabilitado y había muchas probabilidades de que volviese a violar.

Daniel P. G. ha seguido los mismos pasos del violador de la Vall d´Hebron - un caso que provocó un encendido debate sobre qué medidas tomar con los agresores sexuales no rehabilitados- y desde hace unos días disfruta de libertad, con el riesgo de que en cualquier momento pueda volver a violar.

Este delincuente, natural de Lleida, inició su carrera con sólo 14 años. A esa corta edad violó ya a seis mujeres, a las que abordaba en la calle, y por esos hechos fue internado en un centro de menores de Barcelona. Un castigo que no sirvió para enmendar su conducta, pues Daniel aprovechó los permisos concedidos por ese centro para cometer otras once violaciones en Barcelona. Por estos últimos hechos fue condenado, el año 2002, a cinco años de internamiento en un centro cerrado. Esa pena ya la ha cumplido, pero el joven pasó del centro de menores a la Modelo al ser condenado a otros 15 meses de prisión - ya como mayor de edad- por amenazar con un objeto punzante a otro interno para que le practicara una felación.

Esta última condena finalizaba en octubre, pero hace poco más de una semana la Audiencia de Barcelona ordenó su suspensión y la puesta en libertad de Daniel P. G., tal como había pedido el abogado del joven y adelantó el diario Segre.

El Departament de Justícia, indicaron ayer fuentes penitenciarias, remitió al tribunal de la Audiencia informes emitidos por el área de justicia juvenil y los equipos de tratamiento de la Modelo en los que se alerta del alto riesgo de reincidencia del delincuente, que nunca ha querido seguir los cursos de rehabilitación. La fiscalía de la Audiencia de Barcelona elevó un recurso de súplica para que se denegara la suspensión de la condena y se alargara la estancia en la cárcel del joven hasta el mes de octubre, que es cuando habría acabado de cumplir la pena.

El tribunal no hizo caso, sin embargo, ni a los informes del Departament de Justícia ni al fiscal y dejó en libertad a Daniel P. G. por considerar que la ley no permite valorar la peligrosidad de un individuo por hechos cometidos cuando era menor de edad. La decisión de la Audiencia de Barcelona a la hora de acortar la estancia en prisión del joven sólo se basa en la condena de 15 meses impuesta cuando era ya mayor de edad y de los que ha cumplido nueve.

Albert Batlle, secretario de Serveis Penitenciaris de la Generalitat, afirma que en casos como este el Departament de Justícia no puede hacer otra cosa que presentar los informes del penado, cuando se le informa de su excarcelación, y que una vez se ha cumplido la pena nada se puede hacer para mantenerlo en prisión. Justícia trabaja, precisamente ahora, en un plan para adoptar medidas que permitan controlar a los agresores sexuales no rehabilitados una vez salgan de la cárcel. En el caso de Daniel P. G. ese control se podrá aplicar sin necesidad de medidas excepcionales ya que hay vigente una pena de 5 años de libertad vigilada, lo que no ocurrió con el violador de la Vall d´Hebron.

FUENTE "La Vanguardia"

Publicar un comentario