COMO Y DONDE PODEIS COMPRAR MIS LIBROS

lunes, 23 de junio de 2008

LA VERBENA DE SANT JOAN



Esta noche se celebra el solsticio de verano, una fiesta ancestral, que como todas las demas fue sacramentalizada por "La santa madre... Iglesia" con el nombre de San Juan. Cuando aun no se me levantaba y hace ya de ello mas de medio siglo ya hacia días que íbamos recogiendo muebles viejos por las casas, paleles, libros y los gurdabamos en refugios secretos que defendíamos con sangre si era necesario contra las ordas de las calles vecinas, lo cual no era obstáculo para que nosotros mismos, organizaramos razzias nocturnas para apoderarnos de la leña ajena 

Esta noche no habia horarios para dormir, la calle era nuestra como mucho mas tarde sentencio Fraga, y los montones de leña y libros viejos se apilaban en los cruces de las calles de Barcelona a la espera de que la noche permitiera comenzar el sacrificio al dios sol, mientras los petardos, cohetes, piulas y otros engendros ruidosos y con perfume a pólvora, preparaban la velada que se acercaba.
 Nadie como "El nano" ha sabido plasmar en una canción este sentimiento, tanto es así que cuando la escucho, me daan ganas de salir a la calle y quemar todos lo muebles viejos que se agolpan en mi alma, pero claro, la Barcelona del siglo XXI, nada tiene que ver con el gran pueblo que todavie en lo años cincuenta eran los barrios del Guinardó, Gracia o Sants. en fin aqui os traigo está cancion, escuchadla con atención es sencillamente magica. Besos


boomp3.com .


Una noche cuando el verano abría los ojos 
por aquellas calles donde tú y yo nos hemos hecho mayores, 
donde aprendimos a correr, 
sobre un palmo de arena 
se levantaba una hoguera por San Juan. 

Entonces un trozo de madera era un tesoro 
y con una mesa vieja ya éramos ricos. 
Por las calles y las plazas 
íbamos de casa en casa 
para hacer quemar todo aquella noche 
de San Juan. 

Éramos cuatro golfos. 
No sabíamos mucho 
de las lágrimas que hacen que gire el mundo. 
Íbamos entrando en la vida. 
Nunca una mentira 
no nos era necesaria y nada nos quitaba el sueño ... 

Aquellas noches de San Juan ... 

Los años me han alejado de mi calle 
y se han perdido aquellos compañeros de juegos. 
Lo bueno y lo que estorba 
como cualquier cosa. 
Parece que todo se hubiera quemado en el fuego 
de San Juan. 

Y ahora, esta tarde 
otra vez 
veo a los mozalbetes recogiendo leña por la calle. 
Corren. 
Como yo antes corría. 
Los llamo y me miran 
como si fuera un gusano extraño y pasajero. 

Esta noche de San Juan ... 

Dadme un trozo de madera para quemar
o la cogeré de donde pueda, como ayer,
como si no hubiera otra
yo he sido como vosotros:
no quiero sentirme viejo esta noche.

Que un pedazo de madera vuelva a ser un tesoro.
Que con una mesa vieja sea rico.
Por las calles y las plazas
iré de casa en casa
para hacer que todo se queme esta noche
de San Juan.
Publicar un comentario