COMO Y DONDE PODEIS COMPRAR MIS LIBROS

lunes, 7 de julio de 2008

EL FILO DE LA PALABRA

Hoy es para mí un día especialmente triste, esta noche he recibido por correo electrónico un anónimo, aunque acostumbro a hacer caso omiso a este tipo de mensajes, en este caso no he podido ignorarlo porque en el iban nombres de personas a la que quiero mucho.

Como es natural, no voy a hacer públicos estos nombres, pero en este mensaje se me acusa de “acosador”, si habéis leído bien, de acosador.
Las que me conocéis bien sabéis que soy un hombre felizmente casado con una mujer, Gloria , a la que quiero hasta la medula y a la que me debo en cuerpo y alma.

Soy una persona de naturaleza cariñosa, especialmente con las mujeres, lo que me hace hablarles y tratarlas con familiaridad y ternura. Nunca, en ningún momento he pretendido nada más que crear un clima de complicidad y calidez en el que poder expresar esos sentimientos que a veces nos cuesta tanto expresar en frio.
He estado siempre a punto para atender cualquier petición, para solucionar cualquier malentendido, para echar una mano cuando me ha sido posible. Es posible que alguien me haya malinterpretado, es posible que yo me haya excedido en algún momento en mi efusividad. Publico esta carta para que cualquiera de vosotras que os halláis sentido “agredidas” o “acosadas” tengáis a bien hacérmelo saber.

Espero que todo haya sido un malentendido, o un bulo, pero por nada del mundo quisiera haber causado daño a nadie, especialmente a vosotras. Mis Amigas del alma.

Publicar un comentario