COMO Y DONDE PODEIS COMPRAR MIS LIBROS

jueves, 11 de diciembre de 2008

LA CAVERNA

Siempre estamos solos, encerrados en nosotros mismos, las cárceles del alma son eternas e infranqueables. A través de los barrotes vislumbramos un exterior ficticio. Como en la caverna de Platón, imaginamos mundos que no existen. Intuimos universos paralelos que discurren próximos pero inalcanzables, marcamos a golpes de uñas en nuestras paredes el paso de un tiempo pegajoso y esquivo intentando medir algo que solo existe en nuestro cerebro.

Si tenemos suerte, podemos comunicarnos a base de golpes con nuestro vecino , incluso llegar a tejer un código secreto, pero seguimos aislados en celdas de castigo, en la célula de la matriz en la que nacimos y moriremos. Somos Segismundos que a veces soñamos ser libres pero que siempre acabamos despertando en la misma celda.


Publicar un comentario