COMO Y DONDE PODEIS COMPRAR MIS LIBROS

viernes, 26 de diciembre de 2008

¡PRINGAO, QUE ERES UN PRINGAO!

Resucito esta ¿canción? en honor al "pringao", especie en vías de extinción, entre los que me considero. Hombres capaces de enamorarse de una mujer y seguirla "Coma la sombra de su perro" por donde quiera que vaya, sin pedir a cambio nada más que una migajas de cariño, o incluso de lástima. Acostumbran a terminar sus días de "pringaos" aullando de tras de la puerta que su amada le cerró en las narices, y lo peor de todo, como cualquier especie inadaptada a la época, siguen olfateando la pista de cualquier otra "dominadora", que les vuelva a hacer morder el polvo del fracaso. Alguien deberia levantar un monumento en honor "Al pringao desconocido", antes de que desaparezcan del todo.



No aspiraba nada más que a quererla
y a seguirla donde fuese que ella fuera,
a reír todas sus gracias y a llorar
lágrima por lágrima.
No le pedía más que permitiera
ser su clinex salvador y multiusos
llevaría siempre el luto con tal de ser
la sombra de su cuerpo.

Era un hombre colilla,
un barquito en la botella de cristal.
Preso y pringao al mismo tiempo,
condenado a la pena capital
del atontamiento,
vestido de amor.

Pringao que eres un pringao,
más tonto que Abundio,
así reza el epitafio
en tu sepulcro:
"Muerto por pringao". (bis)
Pringao que eres un pringao.

Y ya se que era un hombre enamorado
aunque esto carece de fundamento.
Ella era un gran fan del talonario
que lo amaba mientras que durara el crédito.
Y pasó que lo encontraron ahogado,
todo el barrio le da vueltas al misterio.
Aseguran que caló en su propio sueño
tanta baba que al final pagó su precio.

Era un hombre colilla,
un barquito en la botella de cristal.
Preso y pringao al mismo tiempo,
condenado a la pena capital
del atontamiento,
vestido de amor.

Pringao que eres un pringao,
más tonto que Abundio,
así reza el epitafio
en tu sepulcro:
"Muerto por pringao". (bis)

Pringao que eres un pringao ...
Publicar un comentario