COMO Y DONDE PODEIS COMPRAR MIS LIBROS

jueves, 19 de marzo de 2009

FALSEDADES PAPALES

JOAN BARRIL

Todas las asociaciones, clubs o partidos tienen unas reglas que son acatadas por sus afiliados y simpatizantes. Eso es, al fin y al cabo, lo que las distingue. Se trata de un conjunto de normas y de valores que suelen estar escritos para que nadie se olvide de ellos. En el caso de la Iglesia católica, esas normas y esas creencias forman parte de un gran cuerpo literario al que se denomina Evangelio. Y de ahí los santos padres de la Iglesia han establecido una serie de preceptos que forman parte de la doctrina. Una cosa es la dicha palabra de Dios y otra, la interpretación que las distintas jerarquías eclesiásticas han hecho de esas palabras. Así en el catolicismo y así en el islam. El poder temporal siempre acaba llevando el agua divina al molino de la jerarquía.
Pero una cosa es creer y otra cosa es mentir. Todas las religiones del Libro consideran que la suya es la única verdadera. De esa manera se tilda a aquellos que no la profesan de infieles. Y contra el infiel vale todo. Considerar la religión propia como la única verdadera no llega a ser una mentira. Es, al fin y al cabo, una opinión que refuerza a los creyentes.

Pero lo que sí es una mentira evidente es considerar, como ha hecho Benedicto XVI, que el uso del condón es la causa de la propagación del sida. En el manual de uso de la religión católica no estaba prevista una falsedad de tal calibre y, al mismo tiempo, tan enormemente peligrosa. Lo de Galileo considerando que la Tierra giraba en torno al sol no hace daño a nadie.

Pero proclamar la retirada del preservativo en uno de los continentes más azotados por el sida es algo que clama --y nunca mejor dicho-- al cielo. Las relaciones entre la ciencia y la Iglesia siempre han sido tensas y siempre han obligado a la Iglesia a batirse en retirada. Ahora no hablamos de ciencia, sino de prevención. A un lado, la muerte; al otro, el sentido común. El mensaje del Santo Padre en su visita a tierras africanas no conlleva nin- gún tipo de esperanza. Si realmente cree que la sexualidad humana es una tentación del diablo, el condón sería el mal menor.

Ignoro si el Papa ha emitido su mensaje desde su supuesta infalibilidad pontificia. Pero da la sensación de que Benedicto XVI lleva bastantes errores en su por ahora breve pontificado.

http://www.elperiodico.com/default.asp?idpublicacio_PK=46&idioma=CAS&idnoticia_PK=596432&idseccio_PK=1006

Publicar un comentario