COMO Y DONDE PODEIS COMPRAR MIS LIBROS

miércoles, 3 de junio de 2009

AZAR




Al caballero de la espada toledana…

Después de cinco intensos meses de encontrarse en el chat, ella le propone quedar en un restaurante del centro. Sabe que al otro lado de la calle hay un bar de barrio, discreto y oscuro, desde el que se ve perfectamente la entrada al lugar. En caso de no gustarle lo que ve, tiene una buena vía de escape.

Él acepta enseguida. Conoce el sitio y sabe que puede tener controlada la llegada de ella desde el bar de enfrente. Por si acaso, se dice.

Ella llega diez minutos antes de la cita y se sitúa en un extremo de la barra. Pide una copa de vino tinto y mira —concentrada— a todos aquellos que entran al restaurante de enfrente: cinco ejecutivos; una pareja; tres amigas; pero, ningún hombre solo.

Él pide una copa de vino blanco. Se sienta en una pequeña mesa, al lado de la ventana. Es justo la hora, pero no ve entrar a ninguna mujer sola al lugar de su primera cita. Cierto nerviosismo se apodera de él. Mira el reloj: las tres en punto. Apura el vaso de vino y se acerca a la barra a pedir otra copa. Parece calmar un poco su ansiedad.

Ella revisa su móvil: ni una llamada perdida, ni un mensaje y ya pasan diez minutos de la hora. Pide otra copa de vino. Se levanta para recoger el bolso que se le ha caído. Un hombre distraído tropieza con ella, le pide perdón.

Él vuelve a su sitio. El perfume de la mujer con la que ha tropezado se le ha quedado impregnado en el olfato: es un aroma muy agradable, seductor. Aparta la vista de su punto de mira y se fija en ella: le gusta lo que ve.

Sus miradas se encuentran.

Ella pide la cuenta. Es inútil esperar más, ya pasan más de cuarenta minutos de la hora acordada. Asume que le han dado el plante.

Él se acerca hasta ella y pide al camarero dos copas más: “un blanco y lo qué esté tomando la dama”.

Ella le mira y le sonríe, mientras piensa: “Bueno, tampoco tiene porque acabar mal la tarde…”

Él y Ella brindan por su fortuito encuentro: ¡Por el azar! … más no saben por qué, pero tienen la sensación de conocerse desde hace tiempo…


http://lacomunidad.elpais.com/grupis/2009/6/2/-p-class-msonormal-st
Publicar un comentario