COMO Y DONDE PODEIS COMPRAR MIS LIBROS

martes, 21 de julio de 2009

SERRAT Salam Rashid




SALAM RASHID



Te lo dijeron

allá abajo en la tierra de tus padres.

Te lo dijeron

que Europa era muy grande, por eso fuiste

desde el gran Sur,

donde la sombra de las palmeras es dulce

y el agua de los ríos

camina de puntillas, cautelosa.



Te lo dijeron,

de noche, los pasos lentos de las dunas.

Te lo dijeron,

que el desierto se hace grande a medida



que los ricos del Norte

rompen sus relojes de arena

de mala gana.

Y tú sólo tenías ganas de correr.



¿Qué haces, Rashid, perdido en la bisagra

de un Norte miedoso y un Sur que se desespera?

Te han desgarrado el honor y la camisa

y una vez aquí no has de volverte atrás.



Piel de color de dátil o de hollín

que siempre está haciendo cola en Layetana¹,

no eres inocente sea quien sea el juez.

Eres el pecado, el camello, la fulana.



Décimo roto, propina de urinario,

eres todo aquello que los fariseos rechazan.

Trinca la cruz y sube a tu calvario.



Salam Rashid.



Ya ni sabes cuánto

hace que caminas por ciudades alquiladas

arrastrando

la sensación que en todas partes sobrabas.



Te conocemos.

Eres carne de subterráneo y de conquista,

la cuña justa para que

no se tambalee la mesa de la fiesta.



Hierves en el perol

sueños del Sur contra la incierta rabia

de morir a solas.

Querías volar, y Europa es una jaula



y vas perdiendo

poco a poco recuerdos por las aceras

torpemente,

pero te sientes vivo y esperas como las fieras.



El mundo se mueve por los que como tú caminan

más de lo que quisieran. Mano de obra barata.

Sobrevivientes de cárceles y palizas

que han decidido que les guíen los zapatos.



Mañana para ti sonreirá la Mona Lisa.

Usarás el Louvre de nevera.

Las catedrales alternarán la misa

con el Corán y las danzas bereberes.



Entretanto, Europa sigue con su rutina.

Ha envuelto las porras con banderas

y a ti te reserva un jardín del Maresme².



Salam Rashid.



Publicar un comentario