COMO Y DONDE PODEIS COMPRAR MIS LIBROS

lunes, 28 de septiembre de 2009

"Sólo los fuertes sobreviven"


Tengo 34 años. Estoy casado y tengo 5 hijos. Nací en Virginia y vivo en Atlanta. Me licencié en Arte en Georgetown. No me involucro en temas de política, pero cada año pago becas para que algunos jóvenes puedan estudiar, para darles una oportunidad. Soy cristiano
IMA SANCHÍS - 28/09/2009

Descríbame el barrio en el que nació.

Pobre, muy pobre, y con una criminalidad alta, muy alta.

¿Qué recuerdos tiene?

No he olvidado nada. Algunos recuerdos son buenos, otros muy malos. Y tanto unos como otros tienen que ver con mis amigos. Cuando salíamos a divertirnos por ahí lo pasábamos muy bien, pero muchos de mis amigos acabaron en prisión o los mataron.

¿Qué les mató?

Asuntos de armas, drogas y peleas.

¿Y su madre?

Me tuvo con 15 años. Es una gran madre, me ha ayudado muchísimo, ha sido una luchadora y siempre ha trabajado, en lo que ha podido (trabajos muy mal pagados), para mantenernos a mí y a mis tres hermanos, dos chicas y un chico. Lo ha dado todo por sus hijos y gracias a ella estoy donde estoy.

¿Qué sabe de su padre?

No lo conozco.

¿Su madre no le ha contado nada de él?

Sólo que me parezco a él. Evita el tema.

Usted pasó cuatro meses en la cárcel.

Por una pelea en una bolera. Tenía 15 años. Fueron cuatro meses durísimos, creía que iba a perder todo por lo que había luchado.

¿Qué le llevó a la universidad?

Mi madre habló con el entrenador de baloncesto del equipo universitario de Georgetown, le pidió una oportunidad para mí, y eso me salvó la vida.

¿Pero cuál era su sueño de niño?

Ser profesional del fútbol americano. Estaba seleccionado para los dos deportes, pero cuando fui a la cárcel todas las universidades se olvidaron de mí. Hice del baloncesto mi vida porque Georgetown confió en mí.

¿Qué hizo de usted uno de los mejores?

Creer en mí mismo, luchar con todas mis fuerzas para ser el mejor, estudiar el juego y sacar lo mejor de mis facultades físicas.

¿Importa la actitud mental?

Es lo más importante, debes desear ir siempre un poco más lejos de tus posibilidades y saber aceptar las críticas.

De su barrio a la universidad el cambio debió ser brutal...

Lo más duro fue encajar en aquel ambiente positivo en el que todo el mundo era genial y pacífico; yo estaba acostumbrado a estar siempre en guardia. Me sentía un extraño.

¿Qué ha sido lo más difícil?

Ser juzgado de manera errónea ha sido difícil de digerir. Ser malentendido ha sido doloroso. Hay gente que piensa o dice que tú eres de una manera determinada y lo curioso es que ni te conocen personalmente. Gente que me critica por cosas que no son ciertas. Y más que por mí mismo me duele por mis hijos, por mi mujer, por mi familia.

¿Por qué los comentaristas se meten con su manera de vestir; qué les importa?

En este mundo hay mucho amor, pero también mucho odio. Así es el mundo, te guste o no. A las cosas negativas se les presta más atención. Lo positivo no vende. Que yo ayude a niños y jóvenes no vende, pero sí mis tatuajes y que haya estado en prisión. Hay gente muy retorcida a la que le encanta criticar, pero no hago de ello un problema, igual que acepto los elogios acepto las críticas.

¿Hay personas a las que le gustaría moldear su carácter?

A menudo en la NBA intentan moldear a las personas según su criterio en lugar de dejarte a ti decidir qué quieres y cómo quieres ser. Si no haces lo que quieren te critican, pero también hay mucha gente que me respeta por ser como soy, por ser yo mismo. Yo cometo errores como todo el mundo, pero no intento ser algo que no soy.

¿Qué significó para usted ser padre?

Todo. Mis hijos lo son todo para mí, su amor es mi punto de apoyo.

¿Cómo le impactó la fama?

Es duro, porque a penas puedes tener vida privada y tienes muy poco tiempo para ti. Por otro lado es genial ser conocido en todo el mundo y que a la gente le guste lo que haces, pero tienes que ser casi perfecto, porque eso es lo que la gente espera de ti. Y nadie es perfecto.

¿Qué es lo primero que hizo cuando empezó a ganar dinero?

Comprarle una casa a mi madre.

Iba usted a lanzar un CD de música rap con canciones suyas.

Sí, pero recibí muy malas respuestas por el lenguaje y los temas escogidos. De eso hace once años y hoy me hace sonreír.

¿Qué temas trataba en sus canciones?

Cosas que había visto en mi infancia: violencia, dinero…, cosas negativas.

¿Mantiene los amigos de la infancia?

Sí, con los que quedan. En mi barrio me quieren porque saben que de ahí provengo, pero a veces me siento un poco triste; sé lo mucho que lucha esa gente para sobrevivir.

Imagino que mucha gente le debe pedir favores, ¿cómo consigue ser justo?

Intento diferenciar al que necesita del que desea, y no resulta fácil.

Usted es un ídolo para muchos jóvenes, ¿qué le gustaría transmitirles?

Fortaleza, que crean en sí mismos, en sus sueños, en que los sueños se hacen realidad, y que pongan su fe en Dios.

Cuénteme la historia de sus 23 tatuajes.

Explican mi vida. Son un homenaje a momentos y personas significativas: mis hijos, mi madre, mi abuela… A la lealtad, al lugar del que provengo. Aquí dice: "No debes olvidar de dónde vienes", y aquí: "Sólo los fuertes sobreviven".


Publicar un comentario