COMO Y DONDE PODEIS COMPRAR MIS LIBROS

miércoles, 18 de noviembre de 2009

Lo Público, ecosistema de la ciudadanía



El estado de derecho es un logro de la humanidad, y ¿qué es la humanidad?

Les pondré un ejemplo… ayer fui a la piscina, estoy inscrita en un gimnasio municipal con una increíble zona de aguas, (y  junto al mar, ese privilegio). La cosa es que estaba nadando en la piscina y me apoyé en el borde, cansada. Algo llamó mi atención, en el otro extremo, sentada en un banco, una niña se mecía, con ese balanceo de los autistas. El carril del fondo estaba reservado a un grupo de niños y niñas con diversas discapacidades psíquicas, la estaban pasando en grande por el chapoteo y la algarabía. Dos monitoras pautaban ejercicios, los animaban y les sonreían y atendían. Al cabo de un rato, los fueron ayudando a salir y los acompañaron hacia otra piscina, de agua más calentita, donde se hace pie… Aquellos críos disfrutaban… Retomé mis largos, casi tragando agua por la sonrisa que se había instalado en mí. Salí del agua y fui hacia la piscina de agua salada, en la que también se hace pie, a hacer algunos ejercicios. Estaba en ello cuando empezaron a llegar hombres y mujeres “mayores”. Sin pensarlo dos veces, deshicieron dos carriles y se pusieron a esperar, yo me dirigí al carril del fondo. A los pocos minutos llegó una chica que se puso en el borde, los saludó y se dirigió a un cuartito, cuando volvió sonaba una música. Se instaló en el borde y fue indicando movimientos que aquellas gentes se pusieron a imitar dentro del agua. Sonreí, lo pasaban tan en grande que, olvidando mis ejercicios y mis problemas de movilidad severa, me puse a bailar con ellos agarrada al borde… Bailé, salté y hasta canturreé Shakira…

Al salir, me despedí de la monitora, que seguía pautando ejercicios para aquellas gentes que sacaban la lengua o manifestaban la dificultad mediante risas, levantando un pulgar. Luego, ya en la calle, al pasar delante del hospital que hay al lado, dos jóvenes pasaban a una mujer de una silla de ruedas a una camilla. Amorosamente. Sentí que todo se ralentizaba alrededor, y sólo existía esa escena… Aquellos dos jóvenes “ambulancieros” depositando a aquella viejecita (¿conocerían su nombre?) en una camilla. Y allí, parada frente al mar, ese privilegio planetario, rica de todas aquellas muestras de humanidad, pensé en el privilegio que es vivir en estado de derecho (conste que no digo sólo en un estado de derecho, que también). Vivir en estado de derecho, como se está en estado de gracia… porque ese gimnasio de lujo es municipal y ese hospital es público… No quiero un estado del bienestar que me considere sujeto digno de robo, una mera consumidora o sujeto pasivo de vacunación masiva para una gripe de chiste. Es muy sencillo: quiero un estado de derecho, ese logro de la humanidad y privilegio que debiera ser de todos –sobretodo de los que no lo tiene y que ni lo sueñan, penando ante necesidades acuciantes--, un estado de derecho que posibilite y garantice espacios públicos en los que se despliegue esa calidad, humana, tan humana que es la humanidad, por un módico precio y para todos. Hablamos mucho de ecosistemas que mueren, de ecosistemas y especies que hay que preservar… ¿Por qué no ver el espacio público como un ecosistema civil en peligro hoy por la codicia de la clase política y la degradación o desidia de parte de la ciudadanía, y que necesita de toda nuestra energía, de nuestro mimo, de nuestro… disfrute sonriente? Hagamos uso y cuidado intensivo de esos espacios, con alegría, con ganas, vivámoslos como un espacio propio, como nuestra casa, exijamos sostenibilidad a sus gerentes y gestores… “sin crispación”, pero sin ceder un ápice, reivindiquémoslos mediante un uso intenso (no un abuso, que para eso están los politicastros, ¡demos ejemplo!) y su defensa, como si de un ecosistema en peligro se tratara (¡el espacio público es el ecosistema de la ciudadanía!).

Cada centímetro de espacio público cuenta.


http://www.crisiseconomica2010.com/AprenderconlosBlogs/tabid/58/articleType/ArticleView/articleId/299/Lo-Publico-ecosistema-de-la-ciudadania.aspx#Comment3286
Publicar un comentario