COMO Y DONDE PODEIS COMPRAR MIS LIBROS

miércoles, 7 de julio de 2010

PARA TODAS LAS QUE ALGUNA VEZ, HEMOS NECESITADO UN CALDO

Cuando sintió la voz de su madre, Pepa no pudo parar de llorar en tres días. No fueron suficientes las palabras de consuelo, ni los abrazos ni los silencios: estaba rota, por dentro y por fuera.

Al tercer día, su madre se aseguró de que, por fin, dormía profundamente y se fue corriendo al mercado. Compró un cuarto de gallina, medio pollo, un trozo de carne para caldo y dos buenos huesos para dar sustancia. Al frutero le pidió zanahorias, puerros, patatas, apios, calabacines y un puñado de garbanzos. Para las magulladuras que le dolían a su hija, en el cuerpo y en el alma, compró árnica y manzanilla.

Cuando volvió, puso al fuego lento las aves, la carne, las legumbres y las verduras, con un buen chorro de aceite y sal. Aparte, coció la manzanilla y se la llevó, junto con el árnica hasta la cama de Pepa. Con tierno cuidado maternal, colocó pequeños paños humedecidos sobre los hinchados ojos de su primogénita, que se hizo mujer demasiado pronto.

Le dolían en su propia carne, los golpes que, aquel desgraciado (al que, un mal día, le dio la bendición para casarse con su hija), había marcado, como tantas otras veces, sobre el cuerpo de su pequeña.

Untó, cuidadosamente, árnica sobre cada uno de los moratones.

Al despertar, Pepa se encontró de frente con un tazón de caldo que su madre le ofrecía, sin posibilidad a rechazarlo. Tras la primera cucharada, sintió correr de nuevo la sangre por su vida. Como cuando era niña y tenía fiebres y su madre le preparaba el mismo caldo: su cuerpo parecía renacer.

- No hay nada que estos remedios no curen… Termínate el caldo, que te vienes conmigo a casa. Tú aquí, no vuelves…

Pepa, obediente, siguió comiendo.


http://alejandradiazortiz.wordpress.com/2010/07/06/mama/
Publicar un comentario