COMO Y DONDE PODEIS COMPRAR MIS LIBROS

jueves, 7 de octubre de 2010

"A Garzón le destruirán sus colegas jueces, ¡buenos son...!"

José María Mena, ex fiscal jefe de Catalunya

VÍCTOR-M. AMELA  - 07/10/2010


Tengo 73 años. Nací en Villarcayo (Burgos) y vivo en Catalunya desde 1967. He sido fiscal durante 43 años. Estoy casado y tengo dos hijas y cuatro nietos. Insatisfecho con esta sociedad injusta, hay que mejorarla en tiempo inaplazable. Fui comecuras: hoy soy agnóstico apacible


¿Qué es un fiscal?

Pagado por el Estado, es un funcionario que defiende a las víctimas de un delito, acusando a sus autores.


¿Por qué quiso ser fiscal?


Mi padre lo era, y nunca me planteé otra cosa. Era el carril natural.

¿Qué aprendió de su padre?


Con ocho añitos, unos amigos y yo cogíamos fruta del huerto de un labriego..., que irrumpió blandiendo su garrote. Huimos, pero mi padre me pilló... y me obligó a regresar para pedir disculpas al furioso labriego.


Glups.


¡Sí, aún me dura el miedo! Mi padre me prohibió ser cobarde: "¡No huyas jamás, da la cara siempre!", me ordenó. Me prohibía rehuir una pelea, y me castigaba si lo hacía.


¿Cómo es eso?


Es que siempre me pegaban: era nuevo en clase (cambiábamos de ciudad por los destino de mi padre), y era el más pequeño, y poco fuerte. Y me tocaba recibir. ¡Y no podía huir, tenía que evitar el castigo de mi padre!


¿Conclusión?


Daba la cara y me pegaba. ¡Nunca huir, siempre afrontar! Un hábito que me ha sido muy útil en mi oficio: se lo agradezco a mi padre.


¿Y cómo fue ser fiscal bajo Franco?


Fui díscolo y me sancionaron: traslado forzoso... Por encarcelar a un especulador cuya codicia e imprudencia provocó la muerte de tres trabajadores... Aquel día de 1965, levantando esos cadáveres y viendo la sumisión temerosa de los demás trabajadores, me dije: "Tú eres un niñato, ¡y esto es la guerra!", y sentí crecer dentro de mí un compromiso.


¿Qué compromiso?


Profesional, pero a la vez integral, ético, íntimo... Acuciante, y definitivo.


¿Qué retocaría hoy de nuestra justicia?


Aplaudimos cuando la Audiencia Nacional enjuició a Pinochet, aplaudimos cuando se enjuicia a gorilas sudamericanos o a salvajes africanos... Pero al tratarse de Franco..., ¡ah, no! Ahí la justicia universal se suspende. Esto es una asignatura pendiente.

Nuestros jueces no buscan aprobarla.


Tienen un concepto arcaico de la justicia: suman soberanía nacional e independencia, y el resultado es tan provinciano... En un mundo global..., ¿fronteras a la justicia?


¿Garzón ha sido víctima de esto?


Garzón ha amenazado este modelo. Y sus colegas jueces van a destruir a Garzón. ¡Buenos son sus coleguitas, ja...! Quieren conservar un modelo penal separado del mundo.


¿Es la justicia española reaccionaria?


No quedan ya jueces del franquismo, todos son nuevos..., pero conservadores por naturaleza, pues tienen un concepto conservador de la ley: memorizarla y no tocarla.


¿Usted defiende o critica a Garzón?


He llevado muchos casos estelares, mediáticos, pero al acabar soy un humilde funcionario, me escabullo a mi casa. Otros temperamentos, en cambio, gustan de la notoriedad.


¿Tilda a Garzón de vanidoso?


Que Garzón sea presumido es cuestión colateral, marginal, insustancial: ¡lo sustancial es si actúa justamente! Y yo creo que sí.


Apoya sus actuaciones, pues.


Sí, son irreprochables. Yno está solo: jueces de todo el mundo respaldan su lucha por una jurisdicción universal. Él se ha arriesgado..., y está pagando, sea o no juez estrella.


Otro asunto
garzonita es el caso Pretoria. ¿Cómo lo ve?

La Fiscalía pidió unas detenciones, y Garzón cumplió. Yo pongo la mano en el fuego por esos fiscales, los conozco bien: no hay mediatización política alguna, ¡seguro!


¿Y qué me dice de que los detenidos salieran esposados en el
Telediario?

Si esa imagen la captó espontáneamente el periodista, hizo bien su trabajo; pero si fue fruto de un pacto de alguien con el periodista..., me parece incorrecto.


¿Hay pacto para que Fèlix Millet no vaya a prisión?


¡La Fiscalía pidió su prisión! Pero el juez no aceptó. También le conozco, y seguro que no cobra de Millet: es honrado desde el punto de vista económico.


¿No lo es desde otro punto de vista?


Le llaman juez caracol porque actúa así en sus casos. Sí se sancionó rápidamente a los fiscales por decir en público lo que todos dicen dentro: afeo ese gremialismo, y que el Tribunal Superior encubra y no corrija.


¿Disfrutó enviando a alguien a prisión?


No. Eso no me reportó satisfacción. Sí ver a una víctima compensada. Y también he gozado mucho desarmando argumentos de los más empingorotados abogados de la ciudad, uno a uno. ¡Ah, qué a gusto te quedas!

¿Cómo podríamos evitar la partidización de los órganos del poder judicial?


Deriva del encono de posturas ideológicas en nuestra sociedad: hay núcleos hostiles que no se saludan al cruzarse por los pasillos... ¡Y esto se manifestará en cualquier mecanismo de designación que elijamos!


¿Cuál es hoy su mayor sueño?


Unos días, seguir comprometido como ciudadano responsable, en comités y asociaciones. ¡Y otros días, enviarlo todo a la porra y aislarme en mi casita de payés en el bosque! Y lo hago, pero esto me dura tres días.


¿Qué enseñanza transmitiría usted a sus nietos?


Honradez, solidaridad y laboriosidad. También sirve la máxima romana: Honeste vivere, neminem laedere, suum cuique tribuere.


Traducción.


Vive con honradez, no dañes a nadie y dale a cada uno lo suyo.


Publicar un comentario