COMO Y DONDE PODEIS COMPRAR MIS LIBROS

martes, 30 de noviembre de 2010

OTRA VUELTA DE TUERCA


Según la nueva ley, ya no serán los evaluadores del INSS o el ICAM quienes deberán anular las bajas por incapacidad laboral transitoria, a partir de ahora los inspectores de las SS, tendrán potestad para anular los partes extendidos por el médico de familia sin necesidad de recurrir a los centros de evaluación. Esto supone que en cualquier momento, y casi de inmediato, podrán tirarte a la calle aunque a penas no puedas moverte, y lo que es peor, deberás recurrir a ellos cada vez que necesites otra baja dentro de los seis meses siguientes a la última.
Lo que puede ser de poca importancia para las enfermedades comunes, cobra una importancia vital en las patologías crónicas, en las que si no se concede una invalidez, los periodos de incapacidad suelen ser cíclicos. Si con la ley anterior ya teníamos serios problemas, la nueva nos condena a un nuevo vía crucis  todavía mas cruento.
Cada vez nos están apretando más las tuercas, esto ya se parece un garrote siniestro al que todos los enfermos crónicos estamos condenados. Con esta ley en la mano, va ser imposible que te den una baja en menos de seis meses ¿esto ...es un criterio médico? ¿se aplicará también a los enfermos crónicos?.
Enfermedades como las nuestras requieren bajas periódicas por agotamiento, y si debemos esperar más de seis meses entre una y otra harán nuestra supervivencia imposible. Está claro que quieren expulsarnos del mercado de trabajo a patadas sin ningún tipo de compensación ni pensión. En caso de que esto se cumpla, tendremos que dejarnos de tonterías y salir a la calle a exigir a cara de perro que ceje ya esa política de acoso y derribo contra nosotros y que se contemple la posibilidad de reducciones de jornada y jubilaciones anticipadas a pacientes mayores de cincuenta años y con más de treinta de cotización afin de que no pierdan todos sus derechos despues de toda una vida de trabajo. A ver que dicen las asociaciones de este nuevo atentado, porque este puede ser mortal de necesidad.

 Juanmaromo

lunes, 29 de noviembre de 2010

Dos premios Nobel de Economía piden que se meta en la cárcel a los banqueros







Economistas como Joseph Stiglitz y George Akelof vienen diciendo durante los últimos meses y en repetidas ocasiones que "es imposible resolver la crisis económica sin que los criminales que cometieron el fraude estén en la cárcel".
Eñ Nobel de economía George Akerlof ha criticado que no se castigue a los delincuentes de cuello blanco y que se facilite con las nuevas medidas económicas las condiciones para comenter este tipo de delitos, lo que provocará mayor destrucción de la economía en el futuro.
El también Nobel de Economía Joseph Stiglitz denuncia que el sistema está diseñado para fomentar ese tipo de cosas, y que las personas que han tenido la mayor responsabilidad en la situación actual no están siendo sancionados, y aunque se les multara con un 5% o 10% de las ganancias que han obtenido, seguirían viviendo en sus lujosas casas y con sus cientos de millones de dólares.
"El sistema está diseñado para que si te pillan, la multa sea sólo un número muy pequeño comparado con el fraude cometido. Es como una multa de aparcamiento, a veces tomas la decisión de aparcar en un sitio a sabiendas de que podrían ponerte una multa", señala el premio Nobel, que asegura que habría que meter a muchos de los responsables en la cárcel".
"¿Vamos a confiar en quienes nos metieron en esta situación para sacarnos de ella? Ellos reconocen que no han hecho bien las cosas pero que su comprensión de la situación es buena. Si creen esto, estamos en un lío, lo siento"


http://www.larepublica.es/spip.php?article22255 

CAPITALISMO SALVAJE

Se comporta como un fagocito gigante, se acerca sigilosamente a su presa, la envuelve con su citoplasma y la absorbe o la encierra en cápsulas internas para ser digerida posteriormente. Para ello toma el aspecto de su víctima, deja que se confié y cuando está a su alcance, se lanza sobre ella y la devora.  Así actúa el capitalismo salvaje para eliminar todo aquello que se interpone en su dominio del mundo.
Utiliza el sistema democrático allí donde existe como medio de contagio, primero se encarga de generar enfermedades (crisis) para debilitar el sistema inmunológico del organismo que pretende atacar, infecta las células más jóvenes del tejido con venenos como la telebasura y el consumismo, privándoles de sus capacidad crítica y de su resistencia ante los ataques, la pérdida de valores las hace aun más vulnerables.
Los núcleos socialdemócratas o de izquierda son acusados por los medios de comunicación bajo su control de ser los culpables de la crisis, y dosifican la información de tal manera que van convenciendo a la población de que la corrupción es algo tolerable y que se puede seguir confiando en un partido con la mitad de sus dirigente imputados en casos de cohecho escándalos y sobornos. Como desde el principio  han infectado los centros de defensa del sistema, controlando el poder judicial el tribunal supremo y el constitucional, no hay miedo de que sean condenados, estos organismos se encargan de eliminar a todos aquellos que intenten hacer justicia y de esta manera mantener la infección.
Infiltrados en los medios de decisión, la ONU, B.C.E., F.M.I. y  con todos los organismos internacionales bajos su control el asalto es inminente.
Los defensores del estado de derecho se baten en retirada, la privatización de las funciones vitales del organismo social está en marcha y pronto se hará irreversible, los opositores son fagocitados y execrados, mientras los derechos de las clases trabajadoras son borrados del código genético y sus representante, sindicatos y partidos de izquierda, apartados del sistema a la espera de ser eliminados.
Con los centros de enseñanza y sanidad pública transformados en guetos, las pensiones en entredicho y lo servicios sociales bajo mínimos, las células  sanas migran hacia la oferta privada que enriquecen sus arcas y sirven para seguir financiando el ataque.
El cuerpo social ya está bajo su dominio, ahora solo les queda aplicar sus recetas para evitar la necrosis, y seguir alimentándose impunemente del organismo parasitándolo y evitando cualquier tipo de reacción defensiva.
El estado de bienestar ha muerto y ha sido sustituido por un estado de alerta controlado, con un enemigo común, El Islam y Al Caeda,  para unirnos y justificar nuevos ataques y agresiones.
La izquierda mundial está enrocada y en jaque, esperemos que el capitalismo salvaje no le acabe dando el mate, porque entonces, tres siglos de lucha de sangre y de ilusiones no habrán servido para nada. Malthus ha resucitado y es quien mueve las fichas.

JUANMAROMO

Josep Moya: "Los padres que protagonizaron el "Prohibido prohibir del Mayo del 68 se equivocaron"

El fenómeno "ni-ni" y el alto fracaso escolar derivan de la pérdida de la noción de autoridad en la generación de los progenitores, según el psiquiatra

         
Josep Moya (Barcelona, 1954) es psiquiatra y dirige el Observatorio de Salut Mental de Catalunya desde su creación en 2007. También es Coordinador científico del Servicio de Salut Mental del hospital Parc Taulí y miembro de la Fundació - Institut Universitari del mismo centro hospitalario sabadellense. Fue el encargado de cerrar el ciclo de conferencias Ser adolescente hoy en el CosmoCaixa de Barcelona, la pasada semana.
¿Cómo son nuestros niños y jóvenes de hoy?
Son la expresión de la sociedad y de una colisión entre la crisis y las expectativas previas. Tenemos unos niños y adolescentes educados en una época de abundancia, rodeados de objetos maravillosos –consolas, portátiles…– que los medios de comunicación pintaban como fundamentales y muy asequibles. Pero ahora resulta que la cosa se ha trastocado y que las familias apenas llegan a final de mes, el acceso al mundo laboral se ha complicado mucho y aquella abundancia ya no existe.

¿Cuáles son los problemas o los trastornos que, según su visión de especialista, afectan a más jóvenes hoy en día en Catalunya?

Los de conducta oposicionista o desafiante. Hacia los padres, los docentes, en la escuela, en la calle… Es el síntoma de un problema mucho más amplio y de fondo. Tengamos en cuenta que no todos los conflictos o malestares necesariamente se deben a trastornos mentales, que últimamente nos empeñamos en trastornarlo todo.

¿Y según los propios jóvenes? ¿Qué malestares perciben como los más graves de su generación?

Los mismos, los de conducta. Como sujetos o como sufridores de éstos. Hemos realizado un estudio en varias escuelas, por encargo de la Generalitat, y los niños nos cuentan en las entrevistas que en su clase hay agresiones frecuentes entre compañeros del mismo curso, dicen que falta de disciplina, que algunos compañeros que se ríen del profesor, nos cuentan que se aburren, que la violencia forma parte de las relaciones cotidianas…

¿Estos trastornos de conducta son la razón fundamental del actual malestar en la enseñanza?
Es una de las razones pero no la única. La otra es la desmotivación del alumnado por el conocimiento. Los docentes se quejan que en su intento de transmitir un conocimiento, no encuentran receptividad. Ya no les interesa.

¿Por qué ya no les interesa?
Una de las cosas que más nos responden los alumnos es que no le ven la utilidad a aquello que se les enseña, no ven cómo les podrá ayudar a construir su proyecto de futuro.

Hace 30 años tampoco debía parecer precisamente útil la lista de los reyes Godos.
Tampoco. Pero el profesor o tus pares te convencían de que sí que te serviría algún día para obtener un trabajo o pasar unas oposiciones, que te darías cuenta más adelante. Y esto es lo que ya no tiene credibilidad. La autoridad del adulto, el reconocimiento a su saber y la conveniencia de escucharle, tambalean.

Insisto: ¿Por qué?

Es un cambio progresivo que empieza con el Mayo del 68, durante la juventud de los actuales padres. Estas familias y actores que lo protagonizaron probablemente se equivocaron cuando decían esa famosa frase de "Prohibido prohibir". A partir de ese lema surgen hoy respuestas radicales, rígidas, feroces, que reivindican el autoritarismo contrario. Y en este sentido el resurgir de algunos grupos neonazis podría ser una consecuencia tardía del 68.

En Catalunya tenemos alrededor de un 40% de fracaso escolar. ¿Cuántos naufragan por ese magma inestable de valores y cuantos por desórdenes de conducta?
La existencia de trastornos no justifica el fracaso escolar. Ya sé que hay colegas míos que afirman que el fracaso escolar en Catalunya se debe únicamente a trastornos mentales o de conducta no diagnosticados. A mi me parece que no, que es tan alto porque la problemática de fondo con los valores no genera las condiciones adecuadas para la transmisión del conocimiento. Por eso nuestro sistema educativo no resulta motivador ni para los que van retrasados en el aprendizaje ni para los que van sobrados.

¿Qué balance hace de la introducción de psicólogos en las escuelas?
Muy buena. En este estudio para el Departament d"Educació justamente respaldamos que los docentes tengan un apoyo clínico con dos funciones primordiales: detectar y derivar a especialistas posibles trastornos graves y capacitar al profesor para reaccionar adecuadamente ante una crisis en el aula o un comportamiento sintomático.

Tendrá limitaciones, sin embargo.

Las horas de tutorías no pueden ser reducidas, porque hay niños que las necesitan como agua de mayo. Otra limitación son las familias que tienen una actitud hostil hacia el docente o que cuestionan sistemáticamente los informes de la escuela. Y la red de salud mental infantojuvenil tiene que dar una respuesta rápida una vez detectada una situación muy grave en una escuela, no que le den visita para dos meses después. Los centros están muy colapsados, pero tienen que encontrarse vías para acelerar la atención a los casos más graves.

Quería preguntarle sobre los ni-nis, sobre aquellos que verdaderamente lo sean y vean pasar los días y los meses apoltronados en el sofá de casa de sus padres. ¿Detrás de algunos de ellos puede haber un trastorno?
Algunos casos seguramente habrá, pero la mayoría sufren una preocupante falta de responsabilidad, entendida como la capacidad de hacerse cargo de las propias decisiones y sus consecuencias. Me da la sensación que ante la frustración de esas expectativas de éxito fácil, no tienen los recursos personales para afrontar el contexto actual, porque no fueron educados para la escasez sino para la abundancia.

¿Cantarles las cuarenta les hace espabilar?
No. Ya no podemos devolverlos a la infancia y volverlos a educar para el nuevo contexto. No lleva a ningún sitio criminalizarle y dedicarle toda clase de descalificativos, que si eres un gandul, que si eres un irresponsable… No da buenos resultados. Algunos incluso se acorazarán y quedarán aún más inhibidos. Posiblemente necesiten mucho más un apoyo individual, hablar con alguien y compensar los recursos que no tiene.

¿Cuándo tiene que saltar la alarma que un posible trastorno mental?

Cuando un mismo síntoma se da en todos los entornos. Hemos visto muchos niños que son movidos en clase de una asignatura, pero no lo son en otras, o no lo son cuando ven la televisión tres horas, jugando al ordenador o incluso haciendo una tarea escolar que les motiva.

Hay niños hiperpasivos también, aunque se les nombre menos que a los hiperactivos.
Porque no hacen ruido, claro. Se trata de niños apáticos, que no hacen ruido, que no muestran interés por demasiadas cosas. Hay que explorar cada caso y ver que detrás no haya una depresión u otro problema grave.

Hábleme de la depresión infantil en Catalunya. ¿Su prevalencia es relevante?

Bastante. Alcanza a entre un 10% y un 15% de los menores, más o menos. Un niño de 10 o 12 años puede entrar en situaciones depresivas y manifestarlo a través de trastornos de la conducta. Por eso es tan importante que cuando se detecta un trastorno, el especialista hable con el niño o adolescente, mantengan una conversación en persona, larga. Los desencadenantes más habituales son las crisis familiares y la sensación de no encontrar su sitio en la vida, por sentirse inútiles o no llegar a los niveles de aprendizaje de los demás…

Tanta complejidad estructural y de valores es desalentadora. ¿Alguna receta que esté a nuestro alcance?

Conversar. Y me refiero a conversaciones largas. Los profesores con los alumnos, los profesionales de la salud mental con los docentes, estos con las familias, los hijos con sus padres… Sólo desde la conversación llegaremos a la detección. Y superar el sentimiento de culpabilidad para alcanzar una actitud de responsabilidad, de hacerse cargo de la situación. Son tan complejas las causas de los trastornos, que lo único sensato es incidir en aquellos factores que están en nuestras manos, como la capacidad de hablar y escuchar.

viernes, 26 de noviembre de 2010

Hombres de mi vida

El mundo está lleno de caballeros. De hombres inteligentes, elegantes, corteses, educados. De hombres que tienen claro que somos iguales, que respetan al otro y a la otra. Que no te humillan nunca, que te quieren bien, que te apoyan, que son buenos compañeros vitales.
Está lleno de hombres que detestan la zafiedad y que no se identifican con esos otros hombres groseros que abren la boca y escupen. El mundo está repleto de hombres así que hacen que la vida de una sea mejor, más grata. Me rodean desde siempre. Ya ustedes también. Los tengo, los he tenido, en mis lugares de trabajo, en mi familia, entre mis amigos. Los veo por todas partes. Hombres tiernos, que tratan al mundo con delicadeza. Que jamás te levantarían la mano siquiera. Buenos padres, buenos hijos.
También hay hombres así en la política, incapaces de insultar a una ministra, ni a un ministro. Hay hombres que no van a la tele a airear sus romances pasados ni presentes, eso tan feo y tan de moda.
Hombres que son reservados con lo que les cuentas, que nunca te ofenden. Hombres a cuyo lado una siempre se siente una princesa. Que se enamoran de la inteligencia de las mujeres, de sus corazones y que, ni en público ni en privado, son soeces. Tenemos demasiados ejemplos de los otros, de los malos, así que esta columna va por ellos, por los buenos, para diferenciarlos bien de los cretinos, de los capullos, de los asesinos, de los canallas, de los mezquinos.

http://www.adn.es/blog/mariola_cubells/opinion/20101125/POS-0002-Hombres-vida.html

jueves, 25 de noviembre de 2010

DE GUATEMALA A GUATEPEOR.

En pasados artículos ya hemos demostrado que la crisis brutal que paraliza nuestra economía fue causada por la burbuja inmobiliaria y fomentada por el ánimo usurero de los dirigentes de entidades financieras que justificaban ingresos estratosféricos en base a unas ganancias especulativas que eran humo en el viento.

 Sabemos que las agencias de evaluación de riesgos y las grandes auditoras hicieron la vista gorda ante lo que se estaba cociendo, y dejaron que llegara el estallido sin hacer nada por evitarlo,  pero el mal está hecho y hay que darles soluciones.
Se levantan voces que claman contra las ayudas de los estados a las entidades financieras, pero ¿qué hubiera sucedido si estas no se hubieran producido?. La fallida de bancos y cajas hubiese generado un efecto dominó que hubiese obligado a practicar un "corralito" puro y duro de duración indefinida y el colapso del sistema económico mundial generando un caos social imposible de cuantificar.
Pero una vez cerradas las vías de agua, hay que pedir responsabilidades, hay quien opina que habría que formar un tribunal al estilo del de Núremberg para juzgar por genocidio a los responsables, por su culpa han muerto en todo el mundo millones de personas y otras tantas han quedado en la miseria, pero lo más urgente es  obligar a las entidades financieras a crear un fondo común gestionado por organismos independientes para prevenir futuros agujeros en el tejido bancario, y emplazar a la banca a devolver en un tiempo fijado los préstamos concedidos. 

Habria que expropiar todos sus bienes a los presidentes y consejeros, depurar a toda la cúpula que generó el desastre, borrar del mapa los paraisos fiscales, y reintegrar al sistema las enormes bolsas de capital atrincherado.
Retirar todo el dinero de los bancos como proponen algunos, causaría los mismos efectos que la no concesión de los prestamos, los primeros de la cola recuperarían su dinero, pero el resto quedaría acotado por tiempo indefinido.
Todos somos corresponsables de la crisis por creernos que vivíamos en Jauja, los gobiernos, desde el "España va bien" , hasta el  de "La desaceleración controlada",  llenando sus arcas sin poner freno a la bola de nieve,  los ciudadanos hipotecándonos por 40 años, despilfarrando el dinero en cruceros y vacaciones sin pensar que luego había que devolverlo, hemos vivido  por encima de nuestras posibilidades y ahora hay que digerir el empacho.

Como siempre, los platos del banquete los fregarán los más débiles, trabajadores, pequeños empresarios, funcionarios de tropa y jubilados. La elección es muy sencilla, o nos quedamos en Guatemala, o nos vamos a Guatepeor.

JUANMAROMO

LOS SICARIOS DEL DINERO

"Prolongar el subsidio es prolongar el paro"

Albert Marcet, catedrático de la London School of Economics; fue investigador de IAE-CSIC

LLUÍS AMIGUET  - 25/11/2010

Tengo 50 años y sigo disfrutando de lo divertida e importante que es la investigación económica. Nací en Terrassa. Casado, tres hijos: de 24, 8 y 4. La izquierda en España sigue hablando de buenos y malos en vez de centrarse en cómo mejorar la sociedad y ayudar a los débiles

Durante diez años España hizo las cosas bien: se mejoró la política fiscal, la protección social y las infraestructuras y todo bajo una acertada supervisión del Banco de España...

Pero no se vio venir el frenazo.

En ningún país, por eso la caída ha sido tan fuerte para todos. Tras haber tenido un superávit histórico en el 2006 y el 2007; en el 2009 llegamos a un déficit del 11 por ciento del PIB; similar, por otra parte al de Reino Unido, EE. UU o Grecia...

Endeudados de golpe.

Distingamos bien déficit - el que se acumula en el año-de la deuda que arrastra el país de varios ejercicios, porque la de España, en cambio, ha sido y es de las más bajas de Europa, el 53 por ciento del PIB, cuando la de Italia, por ejemplo, es del 116. Y las del Reino Unido o EE. UU. son también mayores.

Sutilezas que no distingue el mercado.

 
El déficit asusta a los inversores, porque anticipan que, si te has pasado un 11 por ciento del presupuesto en un año, se te hará difícil corregir la desviación en los que vienen y tal vez algún día no puedas pagar intereses...

Pero España siempre los ha pagado.

Nunca ha suspendido pagos en el siglo XX excepto durante la Guerra Civil. En cambio leo estos días - y en prensa seria-la animalada de que ya ha suspendido pagos alguna vez, como Argentina. Es falso, pero se repite, igual que la deuda española - también erróneo-es enorme y otras barbaridades...

¿Quiénes son los falsarios?

Veo una colección de tonterías publicadas. Y ustedes los periodistas deberían apuntarlas y desmentirlas: tengo aquí mismo una de un tal Abhisek Singhania, experto del Deutsche Bank, que aconsejaba en enero: "Vendan deuda española y compren irlandesa".

Habrá cobrado bonus por profeta.

Espero que comprara de su bolsillo esos bonos irlandeses. No podemos evitar esas estupideces, pero sí otras de las que han sido responsables el Gobierno español y la oposición.

Por ejemplo.

¡A quién se le ocurre culpar "a los mercados" de "la especulación"! Pues lo han hecho algunos ministros españoles, como si España no se hubiera beneficiado durante años de ese dinero que le dejaban para crecer: ¿qué diría usted de un vecino que le pide dinero y luego le llama usurero? Si no quiere especuladores, no emita bonos.

Algunos ministros deberían leer más.

O al menos no contradecirse a diario sobre las subidas de impuestos o la reforma laboral: ese guirigay suscita alarma en los mercados, pero tampoco la oposición ha sido leal a los ciudadanos que le pagan sus sueldos.

Mucha tranquilidad no ha inspirado.

Ha pregonado y exagerado nuestras debilidades y ha apuntado hasta las inexistentes como si en el declive de España estuviera la clave de su futura victoria electoral.

Han hecho partido y debían hacer país

.
El problema es que los mercados no distinguen bien quién habla y sólo les llega el mensaje de que en España van las cosas mal.

¿Y al final acabarán yendo peor?

Estos días vivimos ciertas turbulencias, pero superficiales, en nada comparables a la crisis de mayo cuando eran los grandes inversores institucionales los que no querían comprarnos deuda. Y habrá más vaivenes, pero si España sigue cumpliendo los planes, no tendría por qué haber nuevas crisis de calado. El Gobierno ha hecho bien su trabajo el 2010 y no era fácil.

¿Qué nos aconseja?

Al Gobierno español, que aproveche los vaivenes especulativos para actuar él mismo como agente - con todos los instrumentos del mercado-para aprovecharlos.

¿Se debería explicar mejor España?

Frente a la insistencia en el pinchazo del tocho, el "Real Estate", deberíamos explicar también cómo Oxford Street está lleno de marcas españolas como Zara o Mango y que para llegar a Londres seguramente usted utilizará un aeropuerto gestionado por una empresa española, Ferrovial o sacará libras de una sucursal del Santander.

Y nuestras infraestructuras están entre las mejores de Europa.

Lo verá cualquier que viaje un poco. Además, el despegue de nuestras multinacionales era inexistente hace sólo 15 años.

La tristísima trinidad española son cajas, paro y bajo crecimiento.

Es que el cambio de modelo ha sido radical y traumático. Cuando yo era catedrático en la Pompeu, tuve un alumno que superó con brillantez un exigente máster. Al acabar trabajó en la universidad... ¡De albañil! En la obra le pagaban mejor que nadie.

Gran España del ladrillo que no volverá.

 
El 20 por ciento de la población ocupada llegó a estar en construcción o inmobiliarias, cuando lo normal es entre el 8 y el 10.

Así nos va la tasa de desempleo.

Aquellos sueldos se acabaron y no volverán: tengámoslo claro. Y los que están en el paro - ese 20 por ciento-deberían tomar nota. No es fácil aceptar esa caída de salario, pero tampoco se puede ignorar la realidad.

¿Pero volverán a trabajar?

Pues claro, pero el sistema necesita tiempo para volver a crear empleo.

¿Cómo?

No prolongando más de lo debido el subsidio: ya darlo más de año y medio es incentivar la desocupación y la pérdida de capital humano. Deberíamos, en cambio, invertir en sistemas de ocupación y reciclaje laboral como Dinamarca o Alemania.


 

miércoles, 24 de noviembre de 2010

EL METRO

Desde siempre utilizo el metro para ir a mi puesto de trabajo. Como el recorrido es largo, aprovecho el tiempo para escribir, leer o navegar por internet, pero de un tiempo a esta parte es totalmente imposible. Desde hace unos meses y de manera progresiva, los vagones se han convertido en un auténtico circo en el que puedes degustar todo tipo de actuaciones, desde músicos virtuosos a falsarios de charanga y pandereta, pasando por los vendedores de mecheros y pedigüeños de toda pelambre. Algunos llevan años acabando de salir del hospital, otros piden comida como si el metro fuera el supermercado, mientras que alguna rumanas cantan su pena en sus monótona tonadillas.
El metro es el gran escaparate social, se nota la crisis en las caras de preocupación, en el estrés, en las conversaciones cada vez más sesgadas y pesimistas, mujeres con cara de agotamiento cargando con el niño a la siete de la mañana, jóvenes rellenando currículos de urgencia, hombres maduros con los ojos perdidos en el fondo de la desesperación. 
Los mendigos profesionales se hacer oír y aplaudir, pero hay miles de personas que no se atreven ni a levantar la mirada, son los daños colaterales de la crisis financiera convertida en crisis sistémica, son los eternos perdedores, los NADIE de Galeano. Hombres y mujeres que dedicaron toda su vida a trabajar ya sacar adelante a sus hijos, y ahora se encuentran a punto de agotar el subsidio de supervivencia, jóvenes con carrera, máster y tres idiomas, luchando por encontrar un puesto de tele operador o repartidor de pizzas, adolescentes sin estudios ni futuro que sueñan en emular a sus héroes de telecirco.

Ya no leo en el metro, ahora cierro los ojos y sueño, porque mantenerte despierto se convierte en una pesadilla.
JUANMAROMO

EL DRAMA DE IRLANDA



"El drama irlandés, país que lleva siglos luchando por su independencia de Inglaterra y que justo ahora estaba empezando a recuperar su soberanía, es de proporciones históricas. Marx reaparece de nuevo: no hay independencia política, sin independencia económica. Peter Oborne, jefe de los comentaristas políticos del Daily Telegraph lo plantea con crudeza[i]: "No puede negarse que Irlanda ha perdido su estatuto de nación soberana. Gracias a su desastroso enmarañamiento en el euro, ha perdido toda independencia en política interior, exterior y, sobre todo, económica. La nación irlandesa es la criatura de Bruselas y del Banco Central Europeo. El primer ministro irlandés se ha convertido en un procónsul destinado por Bruselas en Dublín. Brian Lenihan, el ministro de finanzas, es como el gestor ultramarino de una filial de Bruselas. Para quienes amamos Irlanda, esto es miserable y deprimente, pero hay que recordar que análogo destino aguarda a muchos otros países europeos. Grecia ya está haciendo lo que le dictan el FMI y el BCE; pronto ocurrirá lo mismo en Portugal y, a su debido tiempo, en España."
Pero la pérdida de soberanía no consiste sólo en la aplicación de los salvajes planes de ajuste. El país intervenido debe invertir el dinero recibido en la compra de aquello que sus acreedores le indiquen. El método aplicado por el FMI desde hace décadas en países de América latina, Asia, y recientemente en la ex – URSS, llega ahora con idénticos métodos y toda su crudeza a los países de la periferia de la Unión Europea[ii]
A veces, pocas, llegan noticias del destino final de esos préstamos. Grecia es el país del UE con más gasto militar: el 4,3% del PIB. Los gastos militares se han mantenido mientras el país se hundía, el plan de ajuste se imponía a la clase obrera y los sectores populares griegos y se calcula para 2010 una disminución del PIB del 4%. Daniel Cohn Bendit, eurodiputado de Los Verdes, explicaba hace pocas semanas en el Parlamento Europeo en qué se estaba gastando: “En los últimos meses, Francia le ha vendido seis fragatas a Grecia por 2.500 millones de euros. Helicópteros por 400 millones. Aviones Rafale de combate por 100 millones cada uno. Mis “espías” no han sabido decirme si fueron 10, 20 ó 30… Y Alemania le ha vendido a Grecia otros 6 submarinos por otros 1.000 millones. ¡Les prestamos dinero para que nos compren armas!”
La estrategia de la fracción dominante del capital europeo es ejecutada con disciplina militar por los gobiernos de turno, mientras – dejando una vez más con las vergüenzas al aire el discurso postmoderno del final del Estado – se produce la simbiosis más absoluta entre el capitalismo y el Estado. El mecanismo para imponer férreos planes de ajuste y conjurar de la manera más eficaz posible el riesgo de que las resistencias obreras y populares se disparen es profundizar hasta límites imposibles el endeudamiento del país y liquidar cualquier atisbo de soberanía."
Angeles Maestro
http://www.insurgente.org/index.php

martes, 23 de noviembre de 2010

COMO CONVERTIR LA DEUDA PRIVADA EN DEUDA PÚBLICA

El gran casino europeo from ATTAC.TV on Vimeo.

HOY LLUEVE HUMO

A veces me alcanza el deseo de hablar poco.
Deseo sin ningún sentido , porque no hay nada como estirar la lengua y andar y andar por la voz o por la expresión escrita para ahuyentar la tristeza y sentirse vivo.
Llueve humo. Hoy llueve humo. Está el día como un eucaliptus miedoso , sin poder de reflejo , taciturno, soñoliento.
Golpean a la puerta : alguien me viene a ver. Es Sergio. Vuelve de la cola del paro , de entregar su curriculum para un puesto de guardacoches en un aparcamiento privado y de pasarse por el Mercadona para preguntar por aquel puesto vacante de cajero que le dijeron el mes pasado .
Sergio hace unos años que terminó la carrera de Farmacia con alta cualificación ,pero como no encontraba empleo adecuado a su título , se agarró a unos ahorrillos de sus padres y a unos euros que se sacó sirviendo copas en el verano y se largó a Madrid a especializarse en Óptica por lo privado.
No quiero mirar otra vez hoy la perspectiva húmeda y brillante de esos ojos que nada más abrir la puerta me dicen : " No traigo nada "
Entonces le digo con apuro : pasa , pasa , tomamos un café y hablamos .
Me dice , me cuenta , que se siente muy frustrado , que los títulos eductivos, hoy por hoy , sólo sirven para ponerse a la cabeza en la cola por un puesto de trabajo. Que hay una asimetría entre la educación que requiere el sistema productivo de este país y la educación que la gente demanda . Que el sistema educativo es la causa del paro , que no puede ser que existan tantos titulados y tanta competencia para tan pocos empleos . Que lo mejor sería restringir el acceso a la educación superior , aumentar su nivel y adecuar los contenidos de lo que se estudia a las demandas del sistema productivo.
Le digo que me parece bien que se aumente la calidad de la enseñanza ,pero que no se puede exigir a la Administración que le compense a uno por las fatigas y el dinero perdido en su propia educación , que la evolución de la economía es dificilmente predecible y que queda poco margen de arbietrariedad sobre la educación adecuada para cada puesto de trabajo. Que nadie sabe lo que va a pasar mañana , que puede que para entonces los problemas sean opuestos a los de ahora y que los flujos de licenciados y diplomados cuestan mucho de alterar . Que la Administración educativa poco puede hacer por aumentar o disminuir el paro , que si acaso lo que puede hacer es distribuirlo , disminuyendo la competencia en un sitio para aumentarla en otro, y que yo recuerdo que desde siempre se ha dicho que la universidad es una fábrica de parados .
Sergio no se siente dueño de su existencia . Tiene todo y no tiene nada. Los vidrios de su ventana están negros como los de tantos jovenes que se han preparado no sólo para una profesión , sino para una realización personal, y ahora encuentra que ni una ni otra son posibles en este sistema que fomenta la educación sólo como "inversión".
Se despide , otra vez hoy , con sus sueños inmovilizados en el mutismo de una oferta , de cualquier oferta , que le permita ocupar sus expectativas y ganarse un sueldecillo.
Dificil, dificil me parece un ajuste desde la perspectiva de los intereses de todos la adecuación de la educación a la oferta de empleo en unos momentos tan críticos ,porque cualquier restricción a la demanda social de educación quizás tenga efectos sobre el paro,pero lo que es seguro es que también los tiene sobre la ignorancia .
Cierto que muchos trabajos que ayer hacía gente analfabeta , los hacen hoy gente con estudios superiores o medios , pero es que la educación además de un sentido económico también es una apuesta cultural y social y se hace dificil entender una restricción severa a la hora de ingresar en la enseñanza superior. 

http://lacomunidad.elpais.com/karamelillo/2010/11/23/hoy-llueve-humo

Belen Esteban segun los niños

lunes, 22 de noviembre de 2010

Trabajo y calidad de vida

El trabajo es la variable más importante para explicar la calidad de vida de la población adulta. Estudios científicos de los centros de investigación de la salud de EEUU (los famosos National Institutes of Health del Gobierno federal de EEUU) han mostrado que la variable más importante para explicar la longevidad (es decir, los años que una persona vive) de los ciudadanos estadounidenses es el tipo de trabajo que realizan. A mayor calidad del trabajo (es decir, a mayor posibilidad de mostrar en su puesto de trabajo la creatividad que todo ser humano tiene, a mayor control de su ambiente laboral y de sus condiciones de trabajo y a mayor satisfacción con su trabajo), mayor es el número de años que un ciudadano vive. En realidad, el trabajo configura las 24 horas del día, y no sólo las ocho horas de jornada laboral. Un carpintero, por ejemplo, tiene sueños distintos a un médico. Y el punto más débil de nuestras sociedades es que, para la mayoría de personas que trabajan, el trabajo no es, en sí, un medio de goce, creatividad y satisfacción, sino un mero instrumento para conseguir los medios –dinero– para que aquel individuo se sienta realizado en el mundo del consumo. La sociedad del consumo convierte el mundo del trabajo en mero instrumento para poder consumir.
Sin embargo, el trabajo es la variable más importante para configurar la vida de una persona. Lo que la persona tiene (el consumo) depende de lo que hace (trabajo). De ahí que la gente normal y corriente, en la gran sabiduría que le da su experiencia cotidiana, cuando quiere saber de una persona, después de preguntarle su nombre, suele preguntar: “Y usted, ¿de qué trabaja?”. Y cuando le responde a esta pregunta ya conoce mucho de la otra persona, incluyendo su nivel de consumo, tipo de vivienda que tiene y el tipo de vecindario donde vive, así como su estilo de vida, y un largo etcétera.
Pero el trabajo (la existencia de un buen trabajo) no es sólo un bien individual, sino también colectivo. Es decir, a más personas trabajando (y con un buen trabajo), mayor riqueza existe en un país. En realidad, el hecho de que seamos en España menos ricos que la mayoría de países de la UE-15 se debe a que tenemos menos personas trabajando que ellos. De ahí la enorme importancia de que las autoridades públicas ayuden a las mujeres a integrarse en el mercado de trabajo mediante el desarrollo de lo que en su día llamé “el cuarto pilar del bienestar” (ver mi artículo bajo este título en Público, 15-10-09), es decir, escuelas de infancia y servicios domiciliarios.
Ahora bien, para tener un buen trabajo primero hay que tener trabajo. Y este no abunda. Y ahí comienza el problema. Si todas las personas que desean tener trabajo (que son la mayoría de personas adultas) lo consiguieran y hubiera pleno empleo, la demanda no sería sólo de empleo, sino de buen empleo. Un buen empleo sería el objetivo central de la mayoría de la población adulta. Pero cuando hay un elevado desempleo, entonces las demandas disminuyen y se pide trabajo y punto, sin añadir “buen”, que es la situación en la que nos encontramos ahora, con un elevadísimo paro.
Ahora bien, el desempleo se da cuando hay menos oferta de trabajo que la que desea la población que busca trabajo. Y ello puede deberse a varias razones. Una es que la economía está estancada y no hay suficiente demanda de productos y servicios, con lo cual las empresas disminuyen su producción y despiden a sus trabajadores. Es lo que está ocurriendo ahora. Pero, además de ello, hay causas estructurales que vienen existiendo desde hace muchos años. Una es el cambio tecnológico, que permite a un trabajador hacer lo que hacían antes veinte trabajadores. Otra es el desplazamiento de empresas a otros países, a los que se llevan puestos de trabajo. Y otra es la inmigración, que aumenta el tamaño de la población que demanda trabajo. Cada una de estas causas estructurales puede variar según decisiones políticas.
Pero otra manera de reducir el desempleo, que no se está explorando tanto como las anteriores, es aumentar la oferta de trabajo disminuyendo el número de horas trabajadas. Esto es precisamente lo que hizo la Administración Roosevelt con el New Deal, cuando el desempleo, durante la Gran Recesión, aumentó considerablemente. Dictó una ley en 1940 que estableció la semana laboral de cinco días, cuando antes era de seis días. Este cambio fue enormemente importante y, además de aumentar la calidad de vida de la población trabajadora (y de sus familias), aumentó enormemente la oferta de trabajo. De ahí que una medida de gran eficacia para crear empleo sería disminuir la semana laboral a cuatro días, cambio que, naturalmente, debería hacerse lentamente y sin que afecte negativamente a la producción de bienes y servicios. Es probable que los beneficios empresariales se redujeran al principio, lo cual explica la enorme oposición del mundo empresarial a tal medida. En realidad, su última demanda, propuesta por la Comisión Europea, de sensibilidad neoliberal, era aumentar la semana laboral de 48 a 65 horas.
Las rentas del trabajo, sin embargo, subirían, lo cual es un dato positivo desde el punto de vista de la eficiencia económica, pues parte del problema financiero y económico se basa en la excesiva polarización de las rentas, con una enorme exuberancia de los beneficios del capital a costa de la reducción de los beneficios del trabajo (ver mi artículo “Para entender la crisis. Así empezó todo en Estados Unidos”, Le Monde Diplomatique, junio de 2009). Y los datos están ahí para quien quiera verlos. El enorme aumento de la productividad que se ha dado durante el siglo XX en la mayoría de países de la OCDE (el club de países más ricos del mundo) ha beneficiado mucho más a las rentas del capital que a las rentas del trabajo. De ahí la importancia de revertir este hecho por razones de equidad, así como de eficiencia económica.


http://www.vnavarro.org/?p=4800

FUMADORES CON MALOS HUMOS

Conforme se acerca la fecha de aplicación de “La ley antitabaco”, se alzan cada vez más fuerte las voces en su contra. Se habla de acoso a los fumadores, de ley dictatorial, de coto a la libertad personal, pero la ley que entraré en vigor el próximo año ya se aplica en la mayoría de los países europeos con resultados muy positivos.
Nadie impide a un fumador, quemar tres paquetes diarios y destrozarse los pulmones, lo que esta ley pretende, es proteger a los no fumadores (actualmente mayoría) y a los trabajadores de hostelería de los graves afectos que acarrea ser fumador pasivo.
Si yo paso por delante de su mesa en un restaurante, y me alivio con un oloroso cuesco, Ud. me tachará con toda razón de mal educado e incívico, y sin embargo cualquier fumador, puede apestarme la ropa, intoxicarme los pulmones y amargarme el sabor de los platos sin que nadie le diga nada en absoluto.
Fumar en sitios cerrados en los que hay niños, personas con problemas de alergia o sencillamente, no fumadores, es una falta de respeto hacia los demás, y una muestra más del egoísmo que impera en nuestra sociedad.
Cuando se promulgó la prohibición de fumar en los centros de trabajo, los fumadores pusieron el grito en el cielo, en la actualidad, miles de ellos están agradecidos, porque gracias a esa ley han reducido drásticamente su consumo, o incluso lo han dejado totalmente.
Hay quienes comparan esta ley con la ley seca, pero hay enormes diferencias, esta ley no prohíbe el consumo de tabaco, lo regula para que no se fume en sitios públicos, nadie le impedirá fumar en la calle o en su propia casa. El consumo de alcohol perjudica exclusivamente al que lo ingiere a no ser que se convierta en alcohólico, pero el humo de un cigarrillo, afecta a decenas de persona en un espacio cerrado, que tienen el derecho a no tragarse sus malos humos.
¡Ah! y que conste que yo fumo en pipa, pero jamás se me ocurriría encenderla en la sobremesa se un restaurante, o en la mesita de un bar. Si exigimos respeto, debemos aprender a respetar.
Juanmaromo

El SOS de los empresarios al Rey, un manifiesto demoledor

Resulta asombroso y profundamente deprimente que un manifiesto entregado el lunes al Rey, un auténtico S.O.S firmado por los 61 primeros empresarios y banqueros del país, representativos de más del 90% del Ibex en valor, y de los grandes que están fuera, Santander, BBVA, La Caixa, Telefónica, Repsol, Inditex, Cepsa, Endesa, Iberdrola, Mercadona, Vodafone, Iberia, RENFE, Ford, FCC, etc, y que constituye una enmienda a la totalidad del actual sistema político, donde se exigen cambios radicales de la ley electoral, del sistema educativo, del sistema judicial, del modelo de estado y varias cosas más, algo que jamás ha sucedido en el mundo democrático, haya tenido tan escaso eco mediático, y en la práctica pasado  desapercibido.

Si a los españoles en general, y a los medios en particular, les importa un pimiento que los líderes empresariales y financieros del país expliquen que España no es una verdadera democracia, que no existe separación de poderes porque el político controla el judicial, que los políticos no dan la talla, y que cuanto más complejos y difíciles son los problemas a resolver, menor es la preparación y los conocimientos de quienes están llamados a resolverlos, que tenemos un modelo de estado insostenible, un sistema educativo tercermundista, y además esta denuncia de las personas mejor informadas del país no tiene prácticamente eco alguno, eso es porque, pura y simplemente, la sociedad española no tiene remedio por su inequívoca vocación de sumisión a cualquier demagogo indocumentado encaramado al poder. Es decir, tiene exactamente lo que se merece.

El estudio utiliza un concepto que denomina “valor-país” para reflejar de forma sencilla y agregada la evolución de la magnitud y fortaleza de  España. Para ello se considera tanto la evolución del país respecto a sí mismo (valor-país absoluto) como respecto a una muestra de países (valor-país relativo), con una proporción 70/30 entre ambos. En la construcción de este indicador se agregan aspectos relativos a competitividad, bienestar, sostenibilidad, influencia, calidad de gobierno y economía. Esta magnitud agregada había crecido fuertemente entre 1997 y 2007, momento en el que se produce el punto de inflexión. A partir de ahí, experimenta una caída tan pronunciada “que en 2009 retorna a valores próximos a 1997”, diez años perdidos en poco más de dos.

Pero la situación sigue empeorando y para 2020 el estudio proyecta un valor-país que es casi la mitad que el de 2009, y lo que es peor, lo compara con lo que podría haber sido, lo que habría pasado si la cosas se hubieran hecho correctamente y la conclusión es pavorosa: el valor-país sería casi seis veces mayor. Este es lo que Zapatero ha hecho de España. Un hundimiento del valor-país de proporciones bíblicas.

“El resultado final es una España poco atractiva y en busca de su identidad. La tendencia de pérdida de posicionamiento absoluto y relativo en todos los indicadores relevantes del país es preocupante para el futuro de los españoles y su papel en el mundo”. Es sencillamente imposible una crítica tan demoledora y contundente a un gobierno y a unos gobernantes.

Sistema electoral

Dentro de las cuestiones más relevantes, la que presenta un mayor consenso entre los firmantes, 92%, se refiere a la necesidad de un sistema electoral ajustado a las nuevas necesidades del país y donde, basándose en el estudio del CIS  “Calidad Democrática II” en el que se dice que el 91,7% de los encuestados cree que los gobernantes no tienen en cuenta sus opiniones, propone ir hacia “un modelo que permita recuperar la representatividad social de los políticos y el acercamiento a los votantes”, a la vez que denomina “democracia de incubadora” a la actual dictadura partitocrática.

El tema es de una trascendencia fundamental. La inmensa mayoría de los firmantes está exigiendo lo que cualquier persona medianamente informada piensa: el cambio de la dictadura partitocrática de listas cerradas y bloqueadas por un sistema de elección directa por parte de los ciudadanos, ni más ni menos que lo que ocurre en a las verdaderas democracias, y obviamente un sistema electoral proporcional y no un sistema como el actual, donde  minorías separatistas y antisistema obtienen un nivel de representación completamente desproporcionado con su número de votantes.

Con un 78% de consenso denuncian el creciente “desajuste entre la magnitud, complejidad y visibilidad de las tareas que exige un Estado moderno y eficiente y el nivel de preparación y experiencia de los Administradores”, es decir, cuanto más complejos son los problemas, cuanto mayores son los desafíos, peor es la preparación y la experiencia de las personas llamadas a resolverlos. Esto es válido para todos los partidos políticos, desde un presidente de gobierno enloquecido y sin experiencia alguna, a un líder de la oposición que, en medio de la mayor crisis de nuestra historia, confiesa que dedica su tiempo a ver fútbol, y aparte de pedir una y otra vez elecciones anticipadas, es incapaz de poner orden en las CCAA y Ayuntamientos donde gobierna. De ahí para abajo, lo que ustedes quieran, ministros y ministras que son un insulto a la inteligencia, y que en cualquier otro país europeo no estarían ni de botones, con perdón para los botones.

El análisis pide que se recluten los mejores, pero eso es un imposible metafísico, como los líderes son, por decirlo suavemente, unos mediocres absolutos, no admiten a nadie calidad a su lado que pueda hacerles la sombra, y la dictadura partitocrática hace imposible reclutar a los mejores.

Eficiencia global y clarificación del modelo autonómico

Consideran imprescindible “clarificar el Modelo Autonómico de una manera global, estable y fiable”, frente a los enfoques “cortoplacistas y oportunistas actuales”. Es necesario acabar con las duplicidades, redundancias y excesos de un Estado con tres Administraciones. Un disparate de Estado con diecisiete comunidades y dos ciudades autónomas, con más de 8.000 ayuntamientos, más de 80% de los cuales tiene menos de 5.000 habitantes, Diputaciones, Consejos y Cabildos insulares. Y todo ello sin la menor coordinación efectiva por parte del Estado.

Según un reciente estudio de UPyD, “a pesar de que la CCAA forman parte del mismo Estado, su autonomía es mucho mayor que la que tiene España frente a la Unión Europea. El Estado carece de instrumentos de control y corrección ante los posibles desmanes organizativos”. El Estado no sabe lo que gastan, ni cómo lo gastan, ni lo que deben. ¿Cómo es posible entonces valorar el déficit y la deuda de la AAPP? Y si a ello añadimos las 4.000 empresas públicas, cuyo oscurantismo es total, y las deudas a proveedores ocultas en cajones, nadie puede saber a ciencia cierta si España está igual o peor que Grecia, Irlanda o Portugal. Por otro lado, CCAA y Ayuntamientos son “totalmente reacios al sistema objetivo de oposiciones, prefiriendo sustituirla por la contratación a dedo”. Y ocurre que las administraciones territoriales son responsables de casi los dos tercios del gasto de la Nación. En estas condiciones, ¿cómo se puede evitar la ruina de España?

Refuerzo de los Pactos de Estado y separación de poderes

El 88% de los firmantes cree imprescindible el consenso en temas como educación, ciencia y energía, “pactos estables y a largo plazo entre las principales fuerzas políticas y la Sociedad Civil”. Sin embargo, constatan que “la evolución de España tiende a ser la contraria, lo que ha conducido a una politización de temas que deberían estar alejados de la lucha política”. Finalmente se insiste el la imprescindible “separación de poderes”, algo directamente relacionado con la democratización necesaria vía cambios del sistema electoral. Solo el 13,1% de los ciudadanos, según el CIS, cree que el Tribunal Constitucional tiene poder para frenar los abusos de poder del gobierno, y solo un 0,9% considera que la Justicia funciona satisfactoriamente. Es evidente que España no puede calificarse hoy como un Estado de Derecho.

“Con una tendencia a la pérdida de posicionamiento absoluto y relativo en todos los indicadores relevantes del país, la situación actual es peligrosa y preocupante para el futuro de los españoles y su papel en el mundo”.

Ante un análisis tan devastador y contundente de la realidad política y económica por parte de los principales líderes empresariales y financieros del país, ¿cuál será la actitud de los destinatarios del documento? Me atrevo ha hacer una previsión: el Rey ni sabe ni contesta, Zapatero ni lo entiende ni le importa, aunque  va a recibir a los 25 “primeros” empresarios, palmeros los más, para “acelerar la recuperación”, ¿qué recuperación?, y hacerse la foto que es lo suyo, y Rajoy está muy ocupado viendo partidos de fútbol. Y mientras tanto, España se dirige imparable hacia el desastre.


http://www.cotizalia.com/disparate-economico/empresarios-manifiesto-demoledor-20101122-4431.html

SER ALGUIEN SIEMPRE

 
Si los consejos son una forma de nostalgia, los recuerdos deben de ser la nostalgia misma –pienso mientras ruedo por una pista de tierra-. Yo tengo muchos recuerdos; a veces pienso que demasiados. Pero los recuerdos vienen y van como estos caminos y algunos se pierden para siempre borrados por el viento.
Voy tan ensimismado en mis pensamientos que, de pronto, me paro en un cruce de caminos y tengo que pensar donde me encuentro. Y esto me pasa algunas veces porque la bicicleta me hace salirme del mundo, encontrar un espacio en el que reflexionar. Encontrar mi lugar en este universo caótico en el que habito. ¿Soy un tipo extraño?
Después de algunas dudas continúo siguiendo las marcas de las ruedas de otros ciclistas que pasaron por aquí antes que yo. Hay muchas marcas, lo que me hace suponer que hay mucha gente como yo, que también busca en este camino una respuesta.
Hace un par de días fui al centro de la ciudad con mi bicicleta en el tren. En el mismo vagón que yo, iba un joven con otra bicicleta. Charlamos y me dijo: “la bicicleta engancha”. Si; la bicicleta engancha, y engancha tanto que puede convertirse en una forma de vida, en una identidad. Aunque la realidad es que al final da igual. Da igual ser roller, skater o ciclista –biker dicen ahora los chavales-. Da igual ser fotógrafo, escritor, músico, escalador o poeta, lo importante, lo realmente importante es ser algo; ser algo y alguien siempre, y si ese alguien es un poco rebelde, idealista y peculiar mucho mejor.

http://lacomunidad.elpais.com/undos333/2007/7/23/ser-alguien-siempre