COMO Y DONDE PODEIS COMPRAR MIS LIBROS

jueves, 18 de noviembre de 2010

¿Democracia en declive?

La recesión económica y la corrupción política ponen en solfa la calidad y legitimidad de la democracia en el mundo | Un repaso a la situación del  sistema deja datos para el desasosiego

No es suficiente que haya elecciones. No es lo mismo democracia electoral que ciudadana, ni es lo mismo Corea del Norte que Suecia. La recesión económica y la corrupción política ponen en solfa la calidad y legitimidad de la democracia en el mundo. Un repaso a la situación del  sistema deja datos para el desasosiego.
Las jóvenes democracias occidentales afrontan un problema. La crisis financiera ha traído consigo una crisis de valores y mucha deslegitimación para el sistema. Se acabaron los viejos axiomas de que el progreso económico y los valores universales legitimaban la democracia. No es que se cuestione el sistema allí donde se aplica, pero su expansión se ha estancado.
China es la demostración palpable de que se puede crecer, y mucho, con un Gobierno dictatorial. Y los "valores universales" están dejando de serlo para ser degradados a "valores occidentales" que no son aceptados en otros lugares del mundo, explicó Fernando Vallespín, catedrático de Ciencias Políticas de la UAM y ex presidente del CIS, en un debate organizado por el club FRIDE.
"La calidad de la democracia se ha deteriorado", concede Diego Hidalgo, fundador de FRIDE. Y los Gobiernos ayudan a este descrédito. "¿Alguien dejará de tener relaciones con China por no ser democrática?", se pregunta Pedro Solbes, ex ministro de Economía. "No es realista", zanja
Uno de cada tres habitantes del planeta vive en una dictadura, según el Índice de Democracias de 2008 del Economist Intelligence Unit (EIU), el servicio de estudios y análisis del grupo The Economist. Son 51 naciones autoritarias sobre 167 estudiadas. Pero la cifra podría crecer. La crisis está provocando que "otros países que están en posición de decidir si quieren seguir siendo democráticos duden de su elección", afirma Vallespín.Con economías estancadas y el paro desbocado, es difícil para Occidente contraargumentar los éxitos de países como China, que crece a un ritmo del 10%.
Luego están las características que hacen factible una democracia. Samuel Huntingtonsobre todo protestantes", destaca Vallespín. Unas características muy concretas y difíciles de exportar. Son naciones que "apelan a la responsabilidad individual y la ética pública", sostiene el politólogo. "Y sin ellas no hay democracia". decía que un país que alcanza cierto nivel económico es inexorable que acabará siendo una democracia, una teoría que puede estar viniéndose abajo. Repasando la lista de las democracias más completas del mundo, "entre los 10 primeros países, ocho son pequeños, ricos y
Hay otros aspectos a tener en cuenta. No es lo mismo una democracia electoral que una democracia ciudadana. Con la primera no es posible  construir un Estado sólido y libre (por muy fuerte que sea económicamente, como el caso de China). Sólo cuando entra en acción la segunda se puede conseguir.Pero incluso en estos segundos casos, la valoración de la calidad de la democracia baja, según todos los informes internacionales.
Y España, con un 5,8, no está peor que otras tantas democracias occidentales. La buena noticia es que, pese a todo, en una coyuntura especialmente difícil, la desconfianza es sobre la calidad de la democracia, no sobre la democracia en sí.

España aprueba, pero baja
La calidad de la democracia en España desciende. En tres años se ha ido bajando la puntuación-más de medio punto- hasta llegar al 5,8 de este año. Los datos, poco halagüeños, se desprenden del último informe anual La democracia en España 2010 que realiza el Laboratorio de la Fundación Alternativas.
La corrupción política y la crisis económica se apuntan como los dos factores claves por los que ha bajado en picado la consideración de la democracia. Junto a estos dos factores, se sitúan la crispación, la politización de las instituciones públicas y el funcionamiento de los partidos, más preocupados por la competición electoral que por los problemas de los ciudadanos.
El informe hace hincapié en la desafección de los ciudadanos y su separación de las instituciones, cuyo comportamiento no siempre está a la altura de las preocupaciones,  inquietudes y las zozobras que los ciudadanos manifiestan.  El ex ministro socialista Juan Manuel Eguiagaray, director de la Fundación Alternativas, y que ha presentado el informe durante este año,  apuesta por un gran pacto político para combatir la desafección ciudadana, algo que también indican las  sucesivas encuestas del CIS.

http://www.adn.es/politica/20101116/NWS-1735-democracia-mundo-declive-politica-gobiernos.html
Publicar un comentario