COMO Y DONDE PODEIS COMPRAR MIS LIBROS

viernes, 18 de marzo de 2011

LA MENTIRA QUE VIVIMOS

 
Emma Riverola Escritora
  Se encuentra en el fondo de una caja donde se amontonan fotos desteñidas, cromos arrugados, cartas, postales y posavasos amarillentos. En la oscuridad, sigue luciendo los mismos colores brillantes. Un sol rojo sobre un fondo amarillo y una amplia y simpática sonrisa. ¿Nucleares? No, gracias, clama el lema que lo rodea. Y lo grita con la misma fuerza que cuando la chapa se prendía en las chaquetas de pana y las camisetas de los años 80. Esos días en que todo parecía posible. Con los años, la chapa pasó de las solapas al fondo de la caja de las utopías. Y ahí quedó desterrada, junto con la gorra del Che y un poema de Neruda. Durante este tiempo nos quisieron convencer, o lo consiguieron, de que la energía nuclear era la alternativa. Inacabable, frente a la carestía del petróleo. Barata, frente a lo costoso de las energías renovables. Y se garantizaba que la tecnología había conseguido dotarla de su tercera y definitiva virtud: la seguridad. Definitivamente, la chapa parecía haber encontrado su sitio. Una quimera más para el olvido. Otra equivocación.

Pero la realidad, a veces, encuentra caminos terribles para hacerse oír. Hoy, Japón nos obliga a reflexionar y, quizá, a rebuscar en la caja olvidada. Desde allí, Neruda revela: «Ay la mentira que vivimos fue el pan nuestro de cada día. Señores del siglo veintiuno, es necesario que se sepa lo que nosotros no supimos…»
Publicar un comentario