COMO Y DONDE PODEIS COMPRAR MIS LIBROS

viernes, 4 de noviembre de 2011

LEYES PUTAS Y PUTAS LEYES



La ambigüedad legal es el paraíso de los criminales y el contubernio de los legisladores. Desde tiempo inmemorial, las leyes de promulgaron con la suficiente elasticidad como para poder ser aplicadas a casos particulares y dejar en manos del juez la razón de la justicia, pero cada vez más, esta ambigüedad está siendo fomentada para crear vacíos legales donde las mafias pueden actuar con total impunidad y uno de los ejemplos más sangrantes es el de la prostitución.
La legislación sobre la prostitución es España es el típico coladero por donde las mafias pueden entrar y salir a sus anchas sin infringir la ley. En este país, el ejercicio de la prostitución no está penado, pero tampoco está regulado en modo alguno, tan solo el proxenetismo está considerado delictivo por este engendro legal que está propiciando la nueva esclavitud.
En todos los países, el ejercicio de una profesión conlleva unos derechos y unos deberes y están regulados por organismos apropiados como asociaciones, sindicatos o colegios. Toda actividad económica debe cotizar a hacienda en función de los ingresos devengados y a la vez sus agentes han de estar afiliados a la seguridad social en el régimen de autónomos, ¿porqué este criterio no se aplica en el caso de la prostitución?, la respuesta está muy clara, amparándose en falsos valores morales o feministas, en España no se legaliza esta actividad económica por corrupción pura y dura.
Cada vez que veo por las carreteras a esas jóvenes (algunas casi niñas) esperando en la cuneta semidesnudas junto a una silla, me pongo enfermo, detrás de cada una de estas mujeres hay una tragedia, una historia de esclavitud contemporánea.

Cuando yo era niño, nos aterrorizaban con el robo de jóvenes rubias para ser vendidas a los jeques, más tarde la llamada "trata de blancas", en las que jóvenes aspirantes a artistas, eran engañadas y obligadas a prostituirse en países lejanos.
Como en los otros tipos de emigración, hemos pasado de ser un país emisor a ser un país receptor, unos vienen en pateras y otras en autocares engañadas o coaccionadas, y siempre con el miedo a las represalias contra los familiares que dejan en su tierra.
Una leyes justas y ponderadas en las que se recogieran derechos y deberes acabarían con estas mafias asesinas, y los ingresos de esta actividad servirían para paliar el déficit del estado, pero hay intereses oscuros en manos de políticos y policías a sueldo que están haciendo todo lo posible para evitar una legislación tan urgente como imprescindible, de vez en cuando aparece el cadáver de una mujer inidentificable arrojada en una acequia, es el salario del miedo para que nadie se vaya de la lengua, para que la mierda no desborde y salpique a los responsables.
JUANMAROMO
Publicar un comentario