COMO Y DONDE PODEIS COMPRAR MIS LIBROS

miércoles, 1 de agosto de 2012

ANIMALES Y RACIONALES




Últimamente leo multitud de proclamas defendiendo los derechos de los animales como una causa prioritaria y perentoria a la que se dedica empeño y trabajo, mensajes repetitivos y algunos de ellos equivocados en los que se juzga a la persona por el trato que observa con ellos llegando a la simplicidad de asegurar que aquel que trata bien a sus mascotas es una persona respetuosa con los derechos humanos.
Estoy totalmente de acuerdo con que aquel que maltrata a nuestros hermanos en la madre tierra no puede ser una buena persona, aquel que abandona, explota o tortura a los animales seguro hará lo mismo con sus congéneres sin el más mínimo remordimiento, pero la cuestión no es tan simplista, hay personajes que tratan divinamente a sus mascotas pero explotan y torturan a los seres humanos, hay personajes que cuidan jaurías de caza o ejemplares de perros y gatos mejor que a sus propios hijos, pero tratan a sus trabajadores, compañeros o administrados como auténticos dictadores.
Es muy fácil  mimar a quien no supone una amenaza, a quien nos presume un estatus o a quien nos lame los pies cuando llegamos a casa, pero la grandeza de una persona se demuestra en el respeto a los competidores, en la asunción de responsabilidades y en la compasión con todos aquellos seres que han quedado apartados del sistema por el egoísmo y la crueldad de una sociedad deshumanizada.
Todos somos hijos de Gea y a todos debemos el amor que conlleva esa hermandad, pero en una situación en la que millones de niños mueren de hambre y miles de familias en nuestra propia casa están al borde de la miseria hay que establecer prioridades y exigir a los culpables de esta tragedia las responsabilidades éticas y penales que correspondan.

Quien abandona a un animal, seguro maltratará a un ser humano, pero quien se recrea con una mascota no siempre tratará a otras personas con el mismo respeto, a veces solo damos importancia lo que en verdad no nos importa.

JUANMAROMO
Publicar un comentario