COMO Y DONDE PODEIS COMPRAR MIS LIBROS

martes, 11 de septiembre de 2012

CATALUNYA, CRÓNICA DE UN EXPOLIO




Durante el último siglo, Cataluña ha sido saqueada por el estado central y expoliada sistemáticamente, durante decenios la inversiones en obras públicas han sido la mitad que en otras comunidades y ha recibido en concepto de servicios sociales y transferencias menos del 70% de las partida enviadas a la hacienda central, pero no es este el tema en el que quiero centrarme.
El franquismo nunca perdonó a Catalunya su ideología, su compromiso y su lucha en favor de la República y las libertades. Una vez terminada la contienda, el gobierno fascista procedió al desmantelamiento económico, la industria cinematográfica catalana fue trasladada a Madrid, los coches de importación debían matricularse forzosamente en la capital y las empresas multinacionales que pretendían instaurase en Catalunya eran presionada a instalarse en el centro. Un caso típico fue el de Seat, cuando el gobierno negoció con Fiat la creación de las factorías, insistió hasta el último momento para que se instalaran en Valladolid, solo la negativa rotunda de Agnelli, obligó a Franco a permitir su construcción en Barcelona donde se encontraba toda la industria auxiliar y el puerto para poder exportar directamente la producción, lo mismo sucedió con Renault pero en este caso se salieron con la suya importando los componentes desde Francia.
Otro caso sangrante fue el trasplante de Pegaso desde Barcelona a Madrid. Cuando el estado nacionalizó Hispano Suiza, la única marca de automóviles española capaz de competir con Mercedes o Rolls Royce, la convirtió en una fábrica de camiones y vehículos industriales a la que denominó ENASA e inmediatamente trasladó su factoría a Barajas a pesar de que todas las piezas se fabricaban en Catalunya y debían ser transportadas a Madrid.
El carácter emprendedor de los catalanes había creado un tejido industrial denso y complejo que no existía en el resto del estado, y que atraía la inversiones extranjeras, el puerto y la cercanía geográfica hacía del principado una zona ideal para inversiones industriales y tecnológicas, y eso exacerbaba la ira del régimen. Otro de los intentos patéticos por desmantelar la industria textil fue la creación de Intelorce, un grupo estatal que se instaló en Andalucia y que a pesar de las cuantiosas inversiones y privatizaciones, termino en quiebra.
La industria discográfica estaba instalada en Catalunya desde siempre. Emi, Odeón, Belter, CBS, Vergara, Ariola etc tenían su sede en Barcelona pero poco a poco fueron absorbidas por los grandes grupos multinacionales  que se afincaron en Madrid por las presiones del estado, lo mismo pasó con las industrias nacionalizadas o los monopolios que inexorablemente quedaban fuera de Cataluña, pero no nos creamos que esto acabó con la democracia, mientras Navarra y Euskadi consiguieron un acuerdo fiscal mediante el cual gestionaban sus impuestos y entregaban al estado un montante negociado en concepto de los servicios recibidos, Cataluña fue sometida a un concierto draconiano que la está asfixiando económicamente, la red de autovías gratuitas que rodean  Madrid y otras muchas ciudades contrasta con  la autopistas de peaje que ahogan Barcelona y que son de uso obligado por la falta de carreteras opcionales, otro de los muchos agravios comparativos  El último botón de muestra fue la privatización de Endesa, el 70% de la facturación de la compañía proviene de Catalunya, pero su sede se implantó en Madrid, al igual que sucedió con Enagas y estuvo a punto de suceder con Gas natural que se salvo por la oposición frontal de La Caixa, su mayor accionista. Otro punto negro de esta historia fue la oposición frontal a que Gas natural absorbiera a Endesa, para que, en palabras de Esperanza Aguirre, "No saliera de España", y a los pocos meses se vendió a la multinacional Enron.
Durante estos años se ha ido creando un clima en contra de Catalunya y los catalanes en el resto del estado que ha culminado con los intentos de boicot a los productos fabricados en el principado, el argumento con que Franco justifico el abuso fiscal hacia Cataluña de que España era un mercado cautivo para la industria catalana, se hundió tras la entrada en la C.E. pero el expolio no ha hecho más que ir en aumento.
Mientras que hay comunidades que llegan a un 22% de empleados públicos y se reciben subsidios y subvenciones multimillonarias, en Catalunya apenas llegamos a un 9% y el presupuesto en sanidad y educación per cápita es muy inferior al de las demás debido al tremendo desfase entre lo que pagamos y lo que recibimos.
Esta situación está creando un clima independentista que ya alcanza a todos los estadios de la población, incluso a los no nacidos en Catalunya, cada vez más ciudadanos son partidarios de un concierto justo con el estado o de la independencia total.
Hoy no solo reivindicamos nuestra identidad si no también nuestro futuro y el de nuestros hijos, solidaridad sí, pero esta situación de explotación a la que nos están sometiendo es insostenible, los ánimos están tan soliviantados que puede acabar en una revuelta popular de la que el gobierno central será el único culpable. El que quiera entender, que entienda.
 JUANMAROMO
Publicar un comentario