COMO Y DONDE PODEIS COMPRAR MIS LIBROS

viernes, 9 de noviembre de 2012

LA SEMILLA DE LILITH


El amor es una pequeña semilla, a veces insignificante, a veces esquiva que puede presentarse en forma de mirada, de abrazo o de un ligero roce de manos, pero en el momento en el que arraiga, ya no podemos desprendernos de ella. En ese mismo instante empieza a desarrollarse, busca los órganos más sensibles del organismo como el corazón y el cerebro para extender sus raíces asegurándose el alimento y segrega unas sustancias estupefacientes como la pasión y la  ternura con tal poder de adicción que a los pocos días ya no podemos desprendernos de ella.
Al igual que algunos opiáceos produce una extraordinaria sensación de placer, de tal manera que aquellos que la han probado ya no pueden prescindir de ella, y cuando la han perdido padecen un síndrome de abstinencia que incluso puede arrastrarles al suicidio, pero si se sabe dosificar, puede proporcionarnos viajes de una increíble belleza. 
A diferencia de otras semillas, solo puede fructificar de dos en dos, es necesario que a cada brote le corresponda otro gemelo, de lo contrario se marchita y acaba pudriéndose. A pesar de su rápida propagación es sumamente delicada y necesita de muchos cuidados, una vez alcanzada la madurez, pide fructificar y reproducirse, en muchos casos, tras una rápida floración acaba mustiándose por falta de riego y dedicación o se queda como una planta decorativa perdiendo su aroma y su frescura.
Los  fitólogos aseguran que sus propiedades decaen a partir del cuarto año, pero lo cierto es que se conocen ejemplares capaces de sobrevivir a sus huéspedes. De una u otra forma, una vez arraigada es muy difícil de erradicar, los intentos por arrancarla pueden producir sufrimiento e incluso la muerte, por lo que, en caso de no poder soportar sus efectos es mejor mantenerse fuera de su alcance.
Se conocen  otras sustancias alternativas como L'encognament, o Le caprice, pero ninguna de ellas posee la belleza  la intensidad y la pervivencia de esta pequeña simiente que algunos han llegado a bautizar como "La semilla de Lilith".
JUANMAROMO
Publicar un comentario