COMO Y DONDE PODEIS COMPRAR MIS LIBROS

sábado, 21 de septiembre de 2013

LA NOCHE MÁS OSCURA

 Había tenido un discusión terrible con mi esposa, bajé las escaleras como un poseso y salí a la calle. Era ya de noche, algo me empujaba hacia un punto concreto, me dirigí como un zombi a mi primer hogar, la casa donde había nacido, recorrí mis viejas calles, fotografié mi primer colegio, la peluquería donde mi padre me llevaba de niño, el bar donde tomé mi primer cubalibre. Recorrí la calle donde jugaba de crío, me paré delante de mi casa... todo estaba igual, parecía que el tiempo no había pasado. 
De repente sin saber porqué, algo me empujó a subir montaña arriba, cuando yo era niño, aquellas escaleras eran el límite de la ciudad, y mi madre me llevaba a ver los rebaños de ovejas y a coger margaritas silvestres, ahora los únicos rebaños eran de cabras motorizadas. Seguí andando y llegué a la falda del Carmelo, la vista de la ciudad era impresionante, la luna llena lo iluminaba todo y el silencio era casi religioso. continúe mi escalada, estaba en pleno parque de la Font de Fargas, un bosque por donde me perdía con los amigos buscando casas abandonadas.
El teléfono sonaba y el whatsapp no paraba de reclamarme, pero no hacía caso, una fuerza inexorable me empujaba montaña arriba hacia las antiguas defensas antiaéreas, de repente me sentí extenuado, era como si hubiera agotado mis energías, me senté debajo de un árbol y me quedé traspuesto. Cuando desperté no había luna, el cielo estaba negro y ni una sola estrella lo iluminaba, trate de orientarme pero solo había noche, recurrí al smartphone, pero se habían agotado las baterías. Llevo vagando una eternidad por entre las tinieblas, las zarzas me arrancan la piel, los árboles me golpean con sus ramas y los aullidos resuenan cada vez más cerca, la cabeza me zumba y solo pienso en huir, pero decenas de ojos me acechan entre la maleza, tengo miedo, estoy aterrorizado y las fuerzas me abandonan pero se que en cuanto me rinda, el destino que me persigue acabará conmigo.
JUANMAROMO
Publicar un comentario