COMO Y DONDE PODEIS COMPRAR MIS LIBROS

martes, 31 de diciembre de 2013

EL PODER DEL AMOR




Érase una vez una poderosa bruja que se enamoró de un pastorcillo, durante muchos días le acompañaba a apacentar su rebaño y le obsequiaba con viandas y vinos que él jamás había podido soñar. Un día, la bruja le propuso mudarse a su cueva y compartir el lecho, pero él la miró espantado y le dijo - Pensé que solo querías se mi amiga, por eso acepté tus obsequios como prueba de amistad, pero mi corazón pertenece a una doncella con la que casaré esta misma primavera-
La bruja se retiró a su cubil henchida de rabia y lanzó su maléfico conjuro. - "No puedo atacar a quien has amado antes que a mí, pero el día que tu corazón se abra al amor de otra mujer, os destruiré a los dos"- Bebió de su pócima y lanzó a los cuatro vientos su aliento de fuego.
Pasaron los años y el pastor era feliz en su humilde cabaña junto a su esposa, pero un día, conoció a una hermosa muchacha y se enamoró de ella. Cuando la bruja sintió que el corazón de su amado latía con un nuevo soplo, se encerró en su laboratorio y destiló un bebedizo mortal, lo vertió en una botella de vino, y lo dejó en la puerta de su amado, cuando él lo bebiera contraería una enfermedad mortal que contagiaría a su amante sin que nada ni nadie pudiera salvarlos.
Aquella noche, el pastor llegó a su morada cansado y sediento y apuró la botella de un par de sorbos, había quedado con su amante a la mañana siguiente y tras una cena frugal se replegó en el lecho soñando con el nuevo día.
Despertó sobresaltado, desayunó y se encaminó hacia la cabaña de su amante, pero sin saber porqué, no llegó a entrar, su corazón encabritado le impedía traspasar la puerta, volvió con sus ovejas mientras ella languidecía en la espera.
Pasaron los días y el muchacho estaba cada vez más enfermo, su esposa le cuidaba con celo y su amante desesperaba sin saber lo que estaba sucediendo en la seguridad de que su amor había dejado de quererla. 
Una noche se le apareció la bruja entre sueños y le dijo - ¡No dejaré que mueras en paz, tu amante morirá contigo pues en tus besos ingirió mi veneno, y los dos os encontrareis en los infiernos!-
El abrió los ojos a duras penas y una sonrisa apareció entre sus labios-
- Has fracasado bruja del infierno!!!, algo me dijo antes de cruzar su puerta que no debería volver a abrazarla, así que me has perdido para siempre, pero ese amor que nunca te perteneció florecerá en el corazón de las mujeres que me aman y sus frutos poblarán la tierra más allá del horizonte.

El odio puede ganarle una batalla al amor, pero jamás le ganará la guerra.

JUANMAROMO
Publicar un comentario