COMO Y DONDE PODEIS COMPRAR MIS LIBROS

domingo, 26 de abril de 2015

¿ALIMENTOS O VENENOS?

Hasta los años 50, la alimentación era natural, los cultivos se abonaban con productos organicos, las semillas eran seleccionadas por el propio agricultor y el ganado se criaba al aire libre alimentado de pastos y cereales naturales. Apenas su utilizaban insecticidas, las aguas no estaban contaminadas y se conocían las propiedades  de las hierbas, las plantas y los hongos, en los ríos medraban los barbos, truchas y cangrejos y en el mar, los peces aun vivían entre impolutas aguas.
No existían las granjas industriales ni las piscifactorías, los huevos se recogían día a día y la miel todavía era pura de abeja.
Con la llegada de la industria alimentaria se instauró el refinado integral, el azúcar, la sal y las harinas fueron blanqueadas con sosa y tratadas con todo tipo de químicos hasta privarlas de   de minerales, vitaminas y oligoelementos, la sal marina quedó reducida a cloruro sódico y el azúcar a sacarosa empobrecida. El pan dejó de ser tal, las nuevas variedades de trigo producían el doble por hectárea y las harinas integrales, morenas y ricas en fibra y minerales fueron sustituidas por harina blanqueada desprovista de sus principales nutrientes, el pan nuestro de cada día, dejó de ser pan.
El ganado porcino, aviar y vacuno pasó de los pastos a las factorías industriales  salvo excepciones como el cerdo ibérico criado en dehesa o la ternera al aire libre entre pastos y encinas, lo pollos y los huevos pasaron a ser sucedáneos pediendo todo su sabor y sus propiedades alimentarias, además fueron sometidos a tratamientos hormonales y antibióticos altamente perjudiciales para la salud.

Con una alimentación tan desnaturalizada, el cuerpo, falto de nutrientes esenciales, enferma, y si además absorbe conservantes, colorantes y saborizantes, es seguro que acaba envenenado.

Si queremos recuperar el equilibrio vital, hemos de consumir tan solo alimentos naturales, frutas y verduras ecológicas, miel de abeja y aceite de oliva virgen evitando el azúcar blanco, los precocinados y todo tipo de comida basura, así como lácteos y carnes industriales. En unos meses, el organismo irá recuperando su equilibrio, un complemento a base de oligoelementos, vitaminas y minerales no sintéticos ayudarán a la recuperación y al mantenimiento de la salud.
Un cuerpo bien alimentado, es un cuerpo sano, un cuerpo cebado con comida basura será pasto de todo tipo de enfermedades y carne para los buitres de la farmafia, la elección está en tu mano, si quieres, puedes.

JUANMAROMO
Publicar un comentario