COMO Y DONDE PODEIS COMPRAR MIS LIBROS

sábado, 20 de febrero de 2016

LOS CAMPANILLEROS


Desde hace unos años, nuestras calles se ven amenizadas por unos señores que repartiendo bombonas de butano, se dedican a aporrear las botellas  causando un ruido enervante sobre todo a personas con problemas nerviosos o cefaleas, recorren las aceras impunemente dejando un rastro de crispación sin que nadie les ponga freno y muchas veces recreándose en el estruendo. En un principio, las botellas debían ser encargadas a los distribuidores autorizados y eran transportadas directamente al domicilio del cliente dado la peligrosidad del producto, pero en la actualidad, los repartidores dejan el camión cargado con el material inflamable y con la ayuda de una carretilla, van alegrando nuestras aceras como los antiguos afiladores, pero de una manera peligrosa, agresiva y ensordecedora.

Creo que la permisividad de que hace gala el ayuntamiento en este tema tan peligroso, molesto y agresivo, contrasta con la ferocidad con que los agentes multan a quien estaciona durante unos minutos encima de la acera porque es humanamente imposible hacerlo de otra manera. Barcelona es una ciudad bombardeada por motos a escape libre, establecimientos con decibelios feroces y terrazas gallineras hasta la madrugada, solo nos faltan estos campanilleros trashumantes para acabar destrozando nuestros nervios.
Publicar un comentario