COMO Y DONDE PODEIS COMPRAR MIS LIBROS

jueves, 10 de marzo de 2016

EL EJÉRCITO NO ES UNA O.N.G.

En los últimos días, y debido a los ajustes presupuestarios, se han alzado voces pidiendo un recorte drástico en el ministerio que máspresupuesto consume, el ministerio de defensa.
Este ministerio está inmerso en una serie de proyectos a nivel europeo, como el desarrollo de nuevos aviones de combate, y la renovación tecnológica de los equipos de tierra, misiles y localización por satélite, todo ello integrado dentro de una estrategia común dirigida por la OTAN.
Y muchos se preguntan ¿Para qué tanto armamento?. ¿Quién es ese enemigo que justifica tamaño dispendio?. Pues la respuesta es bien sencilla, los países del tercer mundo.
En Áfica mueren a diario miles de mujeres y niños por hambre y enfermedades que aquí serian facilmente controlables. Mientras nuestras multinacionales les expolian las materias primas, nosotros culminamos un genocidio más dantesco que el que perpetraron los nazis en su momento álgido.
Una situación terriblemente injusta, solo puede mantenerse en el tiempo a través de la fuerza, así lo hicieron los imperios, mas tarde los países colonialistas, y ahora el llamado "mundo desarrollado". Mientras mil millones de habitantes exploten y condenen a la miseria a los otros cinco mil, los ejércitos serán imprescindibles para mantenerles bajo control, luego les vendemos nuestras armas obsoletas para quese maten entre ellos y así no piensan en atacarnos a nosotros. Si no fuera por esa fuerza disuasoria, millones de pateras, cayucos y "espaldas mojadas" nos habrían invadido como los Hunos al Imperio Romano.
A veces me exaspera el cinismo con que algunos políticos manipulan la información, acusando al gobierno de vender armas a países en conflicto perpetuo, pero que si cerraran las fábricas de armamento y dejaran en el paro a más de quince mil trabajadores que vivendirectamente de la industria, serian los primeros en tirarse a la yugular.
Si queremos terminar con los ejércitos, acabemos con las desigualdades, sin tanta explotación no seria necesaria una fuerza disuasoria, al igual que la justicia social reduciría la criminalidad de una manera drástica.
Siempre habrá delincuentes vocacionales y piratas mercenarios, y siempre será necesario un ejército y una policía, porque así lo impone nuestra condición humana, pero si el egoísmo no nos cegara de tal manera, podríamos conseguir un mundo mucho más justo, pacífico y habitable.
Continuar está política expansionista y explotadora del hombre y la naturaleza, nos está llevando al desastre económico y político. Si no cambiamos de rumbo inmediatamente nos estrellaremos contra las rocas del futuro, y la furia de las olas desatadas nos harán añicos.
De nosotros depende.
Publicar un comentario