COMO Y DONDE PODEIS COMPRAR MIS LIBROS

miércoles, 2 de noviembre de 2016

¡¡IMPOTENTE!!



Es dramático que cuando hablamos de impotencia, siempre nos refiramos a la incapacidad para la erección, pero yo, me confieso impotente.
Me confieso impotente para erguirme ante tanta injusticia, ante tanta corrupción, ante tanta miseria.
Me confieso impotente por comulgar con sus ruedas de molino aunque despues tenga que vomitarlas. por no poder entrar en el cogreso y como Jesus, expulsar a correazos a los mercaderes del templo, por no tener los cojones de declararme en huega fiscal y quitar la teta a tanto mamón de siete bocas.
Me confieso impotente por ver familias enteras desahuciadas y no poder hacer nada para ayudarles, por ver desfilar a halcones y gaviotas en sus coches blindados y no poder ni mearme en sus ruedas, por consentir que las listas de espera sean corredores de la muerte, por permitir que los cuervos con levita y con sotana sigan abusando impunemente de niños y de ancianos sumidos en la miseria, pero mi impotencia llega a la deseperación cuando veo a esas mujeres marcadas por la violencia deambular por las aceras con los ojos perdidos y los rostros tatuados a sangre y fuego.
Los hombres siempre tenemos los cojones en la boca, pero si de verdad tivieramos cojones, no consentiriamos los que estan haciendo con nuestros hijos, con nuestros padres y con nostros mismos, quiza debamos tomar viagras para el alma, para levantarnos firmes y poderosos y empalar a esos hijos de puta que no concocieron mas padre que la miseria ajena, quiza deberiamos mutar las urnas en tumbas y enterrar para siempre a los voceros de la mentira, a los sicarios de los tribunales, a las marionetas de los escoños, quiza, en las proximas fallas deberiamos sustituir los ninots de cartón por ninots de carne y hueso, pero lo confieso me siento Impotente, ¡SOMOS IMPOTENTES!
Publicar un comentario