COMO Y DONDE PODEIS COMPRAR MIS LIBROS

lunes, 5 de diciembre de 2016

LA CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA



Acababámos de atravesar el desierto de la dictadura, cuarenta años de hambre y sed de justicia y libertad. Nos condujeron a una ciudad llamada democracia y sin darnos tiempo a prepararnos, nos llevaron a un restautante de lujo; "La constitución" flameaba el rótulo de la entrada. Intentamos sentarnos en una mesa con unas vistas agradables, pero el metre nos advirtió que ya estaba reservada y nos condujo a un rincón en la semioscuridad. En el mostrador habia decenas de platos apetecibles, y una ojeada a la carta nos puso la miel en los labios, pero apenas habiamos empezado a elegir, cuando nos echaron unos platos en la mesa con unas viandas, por llamarlas de algun modo, que a muchos no nos apetecian, llamamos al camarero y este nos respondió. -Esto es lo que hay españoles- si no les apetece, pueden tomar el camino de regreso hacia las dunas.
Terminamos de comer y al pedir los postres, el metre nos indicó con una sonrisa socarrona -¡café para todos, invita la casa! y antes de que pudieramos protestar, unas tacitas con olor a achicoria se asentaron humeantes ante nuestras narices.
Llevamos otros cuarenta años en el barrio llamado España y el trabajo es cada vez mas escaso, la vivienda cada vez mas inaccesible y las calles mas sucias y llenas de basura, la policia patrulla en busca de los descontentos y cada vez se ven mas personas durmiendo en parques y cajeros. Hay otros barrios en Democracia y muchos jóvenes han tenido que mudarse para encontrar una vida digna, a algunos puedes trasladarte sin problemas, pero para otros necesitas visados y pasaportes.
Hoy se conmemora el dia en que entramos en aquel restaurante y nos quieren hacer creer que fue un gran banquetazo, pero los que estuvimos allí y fuimos obligados a tragar lo que nos daban sopena de regresar al desierto, sabemos que eso es una falacia y que en "La constitución" comen cada dia millones de persona de todas las nacionalidades y pueden elegir sus platos a la carta. La última vez que reclamamos una enmienda a poco nos expulsan al grito de ¡AQUÍ NO HAY ENMIENDAS QUE VALGAN, ESTO NO ES AMÉRICA ! ... el menu para los españoles, continua inmutable.
Publicar un comentario