COMO Y DONDE PODEIS COMPRAR MIS LIBROS

domingo, 11 de junio de 2017

AMANCIO ORTEGA, NI HÉROE NI VILLANO



Se ha abierto una polémica absurda sobre la donación de 300 millones de Amancio Ortega. hay una campaña en contra del fundador de Inditex que no se tiene en pie ni apuntalándola. El señor Ortega compite con NIke, HM, Adidas y otras muchas multinacionales en las mismas condiciones y nadie de los que le acusan de negrero apunta hacia Apple o Puma que fabrican en los mismos paises y con las mismas condiciones laborales. 
Se le acusa de pagar sus impuestos en otros paises para cotizar lo menos posible, de utilizar subterfugios legales para ahorrar millones en impuestos, pero ¿eso no lo hacemos todos en nuestra declaración de renta?. Este señor cumple la ley, no es un defraudador porque sigue al pie de la letra la normativa de las leyes fiscales y laborales de los paises en los que opera. Es curioso que se arremata con mas saña contra un señor que cumple la ley y dona VOLUNTARIAMENTE 300 millones entre otras muchas donaciones que contra los corrutos que saquean impunemente las arcas del estado.
Si no estamos de acuerdo con las leyes, luchemos por cambiarlas, pero atacar y acusar a quien cumple las reglas del juego rigurosamente me parece una pataleta infantil fruto de la ignorancia y la envidia. La legislación fiscal es injusta y leonina, pongamos todo nuestro esfuerzo en cambiarla y en acusar a quien aun así no la cumple, procesemos a los defraudadores, a los evasores y a los ventajistas, pero mientras la ley esté vigente, no podemos acusar de negrero a quien la cumple a rajatabla, y si no e así, se le damanda, se le procesa y se condena, pero solamente despues de haber demostrado su delito. El Sr Amancio no es un santo ni un benefactor de la humanidad, pero tampoco es un especulador que se enriquece sin producir riqueza, 100.000 puestos de trabajo y mil millones de impuestos pagados en España suponen un patrimonio que cualquier pais recibiria con los brazos abiertos. Se dice que españa es un país de Quijotes, pero me temo que cada vez somos más rocinantes,
Publicar un comentario