COMO Y DONDE PODEIS COMPRAR MIS LIBROS

sábado, 16 de junio de 2018

PEQUEÑA HISTORIA DE UN GRAN CORAZÓN



Erase una vez un corazón enorme, un corazón henchido de amor y de cariño. Palpitaba por las calles de la ciudad y para todos tenía una sonrisa, un latido de consuelo, una mirada tierna. La gente le paraba por las aceras y le pedían consejo, él les abrazaba con todo su amor y les transmitía su energía, su vitalidad, su infinita dulzura,

A veces se cruzaba con un niño lloroso, con una embarazada primeriza o con un anciano de mirada perdida y se aceleraba de tal modo que debía sentarse en un banco del parque a recobrar el aliento.

Era un corazón feliz, sus aurículas bombeaban ríos de piedad y compasión que curaban las heridas de todo aquel que a él se acercaba. Su fama se extendió por toda la ciudad, la gente le saludaba con respeto y cariño y los niños jugaban con él como si fuera un perrito mimoso.

Pero un día, otro corazón, celoso del amor que despertaba, se la acerco ladinamente, le rodeó con sus arterias y le clavó en su ventrículo el puñal de la traición que consigo llevaba. Nuestro amigo empezó a desangrarse, la mordaza del desamor le robaba el aire y se acurrucó debajo de un árbol a intentar reponerse. La gente pasaba a su lado y murmuraban - ¡Que vergüenza, a estas horas y ya está borracho!-

Al poco noto como le faltaban las fuerzas, y extendió su mano pidiendo ayuda. Un niño que paseaba con su padre, preguntó - ¿Papá, que le pasa a ese pobre corazón?

-Nada hijo, que trabaje como todo el mundo y no tendrá que pedir-

Pasaban las horas y se iba encogiendo y haciéndose cada vez más pequeño, apenas palpitaba y su piel se arrugaba por momentos, de repente sonaron en sus oídos las risas de los niños, y pasaron por su cabeza todos aquellos momentos de ternura que había vivido en su vida, sintió que la noche le envolvía y cerró los ojos desangrado.

A la mañana siguiente, los empleados de la limpieza se encontraron un pequeño grumo rojo y arrugado tirado junto al tronco de un árbol.

-¿Que es esto? - Preguntó el más joven-

-No sé, debe ser una fruta tropical medio podrida que alguien ha tirado al suelo-

Y barriéndolo con la escoba, lo lanzó al carro de las basuras, mientras el cielo lloraba una lluvia fría y desconsolada que inundó de tristeza y para siempre el pecho de  todos los habitantes de la ciudad.
Publicar un comentario